¿Por qué algunos no podéis ir al cine?

¿Porqué algunos no podéis ir al cine?

Esta pregunta tiene trampa, porque no hay nadie, ni dentro ni fuera de la Obra, que “no pueda” ir al cine, en un país libre. ¡Qué tontería! Aunque estuviera “prohibido” (que no lo está) al que le diese la gana iría cuando quisiera. ¿Cómo lo impedirías tú?
Pero es que no está prohibido. Es una mentira y un retorcimiento decir eso. La verdad es muy distinta: algunos miembros de la Obra, que viven una entrega total a Dios y una disponibilidad total para atender los apostolados, renuncian libremente a algunas cosas, como la asistencia a ciertos espectáculos públicos. Si no quieren renunciar a eso o a otras cosas, pueden marcharse y ya está: nadie dice que la vida en la Obra sea cómoda o facilona. Pero quede claro que nadie hace nada “por obligación” en el Opus Dei. Además, como es lógico, si alguno tiene que ir al cine, por ejemplo porque es crítico de cine, como hay muchos numerarios que lo son, o por alguna otra razón, va sin ningún problema.

Esta renuncia, entre otras cosas, es un pequeño sacrificio, un detalle de austeridad. Si te sirve mi caso, antes de ser del los datos del EGM, publicados cada trimestre, el 48% de los españoles no van nunca o casi nunca al cine: y no es porque no les guste. De modo que no exageremos.

¿Por qué algunos no podéis ir al cine?
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *