¿Luchar contra los que están en contra?

Hola, mucho gusto. Mi nombre no quisiera hacerlo publico por el momento, soy un chico de ya casi 20 anios de edad, sin embargo, quisiera contarte que conozco la Santisima Obra del Opus Dei, la he seguido desde que era muy pequeño ya que tuve la oportunidad de recibir educacion primaria y mitad secundaria en un colegio del Opus Dei, en Quito-Ecuador. Por otra parte tengo una familia muy grande, somos 13 en total, entre hermanos y hermanas, mis padres, son miembros del Opus Dei

Me parece muy chevere tu blog, es algo que no muchos lo hacen, y quisiera preguntarte algo: Como tener paciencia y como lidiar con la gente que conoce muy bien el Opus Dei y que han pertenecido al Opus Dei pero que lamentablemente han salido de la Prelatura y han comenzado a formar sitios como la pagina web * * * a la cual no he entrado pero que me ha lastimado mucho saber que fue formado por gente que pertenecio al Opus Dei por medio de un video en el internet, ese mismo tipo de gente me rodea en las circunstancias que me encuentro hoy en dia, y yo amo y respeto mucho a la Obra. Pero quisiera de alguna manera saber, como aquellos que pertenecen al Opus Dei, y aquellos que no pertenecemos pero que anhelamos que esa sea nuestra vocacion cristiana y que amamos con todo el corazon y alma a la Obra, poder de alguna manera luchar por esta gente, o en contra, no se. Tengo dolores gigantes de corazon acerca de este tipo de gente que intenta tachar a la Obra como un culto o una secta, basada en el dinero y en el apoderamiento de la Iglesia Catolica, lo que mucha gente tiene como vision acerca de la Obra.

 

Gracias..

 


No se trata de tener paciencia ni de lidiar con nadie, ni de ir contra nadie, sino de quererles y rezar por ellos.

 

Yo rezo por ellos cada poco, y pienso que eso es lo mejor que puedo hacer para ayudarles.

Les comprendo y sé que han pasado una situación difícil, por eso están así. O quizá tengan esa opinión porque han tenido problemas personales, o porque no saben qué es el Opus Dei… En fin, me parece que el que juzga es el Señor.

Todos tenemos defectos: reconocerlos nos ayuda a ser más comprensivo con los demás.

Me parece que podemos rezar por ellos -tú, yo y todos los que lean esta noticia- para echarles una mano.

Las contradicciones son una señal de que cualquier obra es de Dios. Pienso que no son para amedrentarse, sino para crecerse y reafirmarse en la fe.

Antonio. 


¿Luchar contra los que están en contra?
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *