¿Irse del Opus Dei es dejar la vocación?

Estimado Antonio,
Te agradezco mucho tu respuesta (Testimonios sobre dejar la vocación al Opus Dei y hacerse miembro). Esto que te escribo ahora no hace falta que lo publiques, o como quieras. Tal vez mi pregunta sonó a ataque, no iba por ahí de ninguna manera. No tengo ninguna relación con esas personas de la página que ya sabemos ni nada. Simplemente tengo dos personas muy queridas y una de ellas muy cercana (por cierto nada resentidas ni deprimidas) que dejaron la Obra, y bueno, me pregunto si se puede decir que han dejado lo que Dios quería para ellos, cuando pienso que Dios siempre sigue a nuestro lado, pase lo que pase, y no nos abandona, y pensando que si llegaron a tomar esa decisión (si prefirieron) fue también confiando en que con eso no estaban diciendo a Dios que no… No sé. Igual no es un tema fácil, pero quería simplemente decirte que no era un ataque ni una pregunta trampa, aunque pueda haber sonado así. Es una pregunta que yo tengo sinceramente. Y sí he tenido a veces la impresión que la Obra por default asume que irse es dejar la vocación… pero bueno.
Ah, y cuando dije que tus blogs estaban bien, lo decía también muy sinceramente. Realmente están bien hechos y me da mucho gusto que haya gente que a través de ellos se haya acercado a  Dios. Así que felicidades por eso. Sigue siendo tan sincero y sigue siendo muy feliz.
Rezo por ti, por favor si tienes un ratito pide por mí y estos dos amigos de los que te hablaba.
Saludos,
Marcela


Efectivamente, es un tema complejo. No se puede resolver en dos frases.

Hay personas que dejan el Opus Dei porque se dan cuenta de que no era lo suyo, de que estaban equivocadas. Y pienso que hacen muy bien.

Pero otras lo dejan con la conciencia de que es lo que Dios les pedía -su vocación-, pero no están dispuestos a llevarla a cabo. Estos son los que pienso que obran mal.

De todas formas, hay momentos duros en la vida, y hemos de ser comprensivos con todos: perdonar, disculpar, ponernos en su lugar…. y sobre todo rezar por todos.

Me parece muy importante no perder de vista que el que juzga es el Señor, y no nosotros. No podemos “juzgar” y mucho menos “condenar” a nadie por sus acciones, porque sólo Dios sabe lo que hay en los corazons.

Vamos a rezar por los que dejaron el Opus Dei y por los que somos de la Obra, para que todos vayamos al cielo. Además de acordarme de tí y de tus dos amigos.

Un saludo.

Antonio.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *