¿Es verdad que hay monjas?

Las monjas del Opus Dei.
¿Es verdad eso D. Antonio?

Vaya lector más solemne ("D. Antonio"; ni que fuese un catedrático de la Sorbona).
Hace tiempo que esperaba una pregunta de este estilo. Se oye mucho hablar de "los frailes del Opus" y "las monjas del Opus". A mí siempre me ha extrañado: conozco gente de la Obra casi desde que nací y, por más que he buscado, no he conseguido encontrar ningún fraile de la Obra, ni ninguna monja de la Obra. Y eso que conozco a cientos de personas de la Obra, pero no he conseguido dar con ninguno de ellos. Ya se ve que se esconden bien.
Bueno, vamos en serio: fuera de bromas, no hay frailes ni monjas en el opusdei. En la Obra no somos frailes, ni asimilados a los frailes (o monjas), por mucho que se invente Dan Brown en el Código da Vinci. No tenemos votos de ningún tipo, como hacen los religiosos, ni estamos consagrados. Únicamente nos hemos comprometido con Dios personalmente.
Tenemos en común con los frailes la fe católica, igual que un padre o una madre de familia cristianos.
Comprendo que uno pueda pensar que las numerarias o los numerarios somos como monjas o frailes, respectivamente. Porque no nos casamos, vivivmos juntos en casas y rezamos. Sí, comprendo que se puede pensar eso, pero me parece una visión bastante simple de la vida.
Supongo que la gente que lo dice, lo hace por ignorancia: por confusión del lenguaje. A los que dicen eso yo les preguntaría: ¿qué entiendes tú por monja o fraile? Porque, probablemente, entiendan por monja una munjer que se toma en serio su fe. Yo a eso no lo llamo monja, sino cristiana coherente. Me parece que esto es únicamente una confusión en el lenguaje.
Esto no quiere decir que no sea importante: san Josemaría Escrivá luchó durante años, para hacer ver a muchos que en la Obra no hay religiosos, sino cristianos corrientes. Cristianos corrientes que tratan de encontrar a Dios en su trabajo, en las relaciones familiares o sociales y en su diversión. En todos los momentos y circunstancias de su vida buscan a Dios con toda normalidad y alegría. Yo a eso no le llamo monja o fraile, aunque amo y venero mucho a todos los religiosos, pero Dios no nos ha pedido a los de la Obra que seamos religiosos, sino cristianos corrientes: laicos.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *