¿Con quién hablar?

Publico un par de comentarios a La vocación: ¿un arrebato o una llamada? (2):
oye, tambien puede ser con algun sacerdote que no se siente en el confesionario e!!!
El caso es hablarlo con alguna persona, numerario, jesuita, trinitario, salesiano, que haya pasado por lo mismo, y no tiene porque ser sacerdote, puedes hablar con algun “monje”. No de los de convento. Pero si que haya hecho votos y viva en una comunidad. Al igual que con algún numerario, que son laicos, por cierto 😛 no esta mal decirlo.
Esperaba este comentario.

Como cada uno es libre, lo puede hablar con quien le de la gana.

Pienso que estos temas es bueno hablarlos con un sacerdote. Lo digo porque yo lo hice en su día, y me fue bien. Pero, insisto, que cada uno lo hable con quien quiera. Como si quiere hablarlo con su vecino de arriba. Allá él (o ella).

No obstante, no me quería referir estrictamente a los sacerdotes que se sientan en el confesionario.
Creo que no me he explicado bien. Es una forma de hablar, para referirme a un sacerdote ejemplar.

Desde mi punto de vista, además de hablarlo con un sacerdote, se puede hablar con otras personas: los padres, un amigo numerario, un monje… También hice yo esto en su día. Además, ahora hablo cada semana con un numerario de estos temas, para pedirle ayuda y orientación. Pero creo que la función del sacerdote es fundamental para el discernimiento de la llamada.

Con esto no pretendo convencer a nadie. Sólo quiero contar algo que me ha ido bien a mí, y a muchos otros que conozco.

Yo hablo cada dos semanas con la numeraria, lo mismito que tu. Pero en su día, primer lo hable con una persona que tenía la misma vocación que yo, y fue la que me aconsejo. Y luego ya vino, el cura que me casara, el puñetero jefe, que no es de la obra, pero le quiero como si fuese de mi familia, luego el de la obra, y por ultimo la numeraria.
ah, y como no, mis monjis. Que sin ellas no estaría donde estoy, y lo habría dejado mil veces. Ellas me ayudan a seguir ahi cuando tengo ganas de huir.

Me alegro. Agradezco tu testimonio. Los caminos que Dios elige para cada uno son diferentes. Viva la libertad.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *