¿Cómo llega una persona a esa decisión de entrega a Dios en el Opus Dei?

¿Cómo llega una persona a esa decisión de entrega a Dios en el Opus Dei?

¿Cómo llega una persona a esa decisión de entrega a Dios en el Opus Dei? Opus Dei Dora del Hoyo, primera numeraria auxiliar

  • Resulta difícil explicar el fenómeno de la vocación dentro de la Iglesia, y dentro de cada institución de la Iglesia. El Espíritu Santo no se repite, y cada persona tiene un camino propio en su llamada, una singularidad específica en su entrega a Dios.

    Con el amor a Dios sucede como con el amor humano: cada historia de amor, cada enamoramiento, es irrepetible.

  • Algunas personas tienen una “inquietud de Dios”, a veces desde la infancia; y descubren que Dios les llama por un camino de santidad (en este caso, del Opus Dei) en su juventud, como el Apóstol san Juan. Deciden seguir en contacto con personas del Opus Dei hasta que cumplen la mayoría de edad y –si se comprueba que efectivamente tienen vocación- deciden incorporarse.

    Otras personas descubren su llamada como san Pablo, de improviso. Es el caso de un miembro del Opus Dei cuya causa de Canonización se ha abierto, Isidoro Zorzano.

    Isidoro Zorzano

    Fue uno de los primeros miembros y decidió a entregarse a Dios tras hablar con el fundador, que era viejo amigo suyo. No es lo habitual, pero Dios concede en ocasiones esas gracias excepcionales. Así se lee en una de sus biografías:

    • “El 24 de agosto de 1930, después de una conversación con san Josemaría en la que Zorzano le confió sus inquietudes espirituales, pidió la admisión al Opus Dei. Como él mismo señalaba, esa entrega significó una nueva era en su vida: “Me encuentro ahora —escribía— completamente confortado; mi espíritu lo encuentro invadido de un bienestar y una paz que no había sentido hasta ahora” ” .
  • Lo habitual es que las personas tarden algún tiempo -meses, años, a veces décadas- en decidirse, hasta que superan su falta de generosidad o despejan sus dudas o Dios les da la luz que piden: pero cada caso es diferente y no es bueno generalizar. A veces la espera es manifestación de prudencia; otras veces, de falta de generosidad.

    Durante ese periodo, rezan, consultan con diversas personas, aclaran sus dudas vocacionales y se plantean, cara al Señor: “Señor, ¿qué deseas que haga con mi vida? ¿Dónde puedo amarte más, donde puedo servirte mejor?”. Y deciden, con generosidad y libertad.

¿Qué edad, qué condiciones, etc., se requieren para entregarse a Dios en la Prelatura del Opus Dei?

¿Cuál es la edad habitual de incorporación al Opus Dei?

¿Hay votos en el Opus Dei?

Si una persona desea ser del OpusDei, ¿qué pasos debe seguir, desde el punto de vista jurídico?

¿Cómo llega una persona a esa decisión de entrega a Dios en el OpusDei?

Cuando una persona decide pedir la admisión en el Opus Dei, ¿qué sucede?

¿Qué se hace durante ese tiempo de espera?

¿En qué se ayuda especialmente a las personas que han pedido la admisión?

¿Y si se comprueba que no tiene vocación para el OpusDei?

¿Si alguien tiene vocación al Opus Dei y se le dice que está admitido, es algo jurídico?

¿Por qué y para qué tanta espera?

¿Cómo se hace ese contrato de vinculación al OpusDei?

¿A qué se compromete el OpusDei?

¿Y a qué se compromete con ese contrato la mujer o el hombre que desea ser del Opus Dei ?

¿Cuánto dura ese contrato?

¿Y al cabo de ese año? ¿Y si uno no renueva la entrega?

¿Cuándo se puede incorporar una persona para toda la vida en el OpusDei?

Renovar el amor

Por parte de la Prelatura, ¿quien va concediendo, quien va dando esos sí y esos no?

 

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *