Gladiator y veremos cómo finaliza esto que escribo …

Gladiator y veremos cómo finaliza esto que escribo ... Opus Dei

Por si acaso me lío, detrás de este escrito está en mi cabeza el mensaje del Papa para la Cuaresma. Por lo menos eso intentaré.

Durante la estancia en Roma de Máximo con sus amigos gladiadores para participar en los "juegos" que organizaba el César, hay una escena que es cuando el general accede a ser visitado por el senador Graco, acompañado por la hermana de César. Durante la conversación, después de exponer Graco la necesidad de instaurar la república y que el poder volviera a recaer en el pueblo, el general le dice qué tiene que hacer. El senador se "asusta", pues piensa que lo que quiere el gladiador es un golpe de mando, en ese momento es cuando Máximo dice: "Basta ya de medias tintas y de hablar". ¡Tomaaaa!.

Ayer tuve retiro, una vez al mes lo tenemos, dura una hora y media y merece la pena repasar un poco cómo marchan los propósitos del curso de retiro. Entre otras cosas, leí un poco más detenidamente el mensaje de Benedico XVI para este tiempo. Muchas veces reaccionamos al leer o escuchar algo que aunque es obvio y lo sabemos, en ese momento nos traspasa el corazón y llega a nuestra alma. "Queridos hermanos y hermanas, ¡miremos a Cristo traspasado en la Cruz! Él es la revelación más impresionante del amor de Dios", nos recuerda lo que ya había dicho Jesús, lo de aquel que da su vida por un amigo. Dios tomó cuerpo, alma y voz de hombre por nosotros, por el inmenso amor que nos tiene, a todos. Dios es un amante insaciable, "en la Cruz Dios mismo mendiga el amor de su criatura: Él tiene sed del amor de cada uno de nosotros", quiere que le queramos, que le busquemos, no se cansa NUNCA de nuestras fragilidades y siempre nos está esperando.
Cuando entrenaba les decía a los jugadores, cuando el resultado del partido no era favorable, que teníamos que tener capacidad de superación, capacidad de sacrificio. "Capacidad", me gusta esta palabra, uno de sus significados es: "aptitud, talento, cualidad que dispone a alguien para el buen ejercicio de algo".
Sigue hablando el Papa: "Jesús dijo: "Yo cuando sea elevado de la tierra, atraeré a todos hacia mí". La respuesta que el Señor desea ardientemente de nosotros es ante todo que aceptemos su amor y nos dejemos atraer por Él. Aceptar su amor, sin embargo, no es suficiente. Hay que corresponder a ese amor y luego comprometerse a comunicarlo a los demás: Cristo "me atrae hacia sí" para unirse a mí, para que aprenda a amar a los hermanos con su mismo amor". Nos pide compromiso. Nosotros también somos apóstoles y Dios nos ha puesto en este momento de la vida para "hacer historia". Dicen que fray ejemplo es el mejor predicador. ¿Procuramos que los demás, los que tenemos a nuestro alrededor, con los que tenemos conversaciones boca-oreja, no internet (que también), conozcan al Señor, le traten?. Dios nos los pone a nuestro lado, tenemos la necesidad, y la urgencia, de recristianizar el mundo. En el tomo III del libro de Andrés Vázquez de Prada, sobre el Fundador del Opus Dei, uno de los pies de página dice lo siguiente (prefiero ponerlo íntegro, el número de la nota es el 88): Ya en las primeras páginas de sus Apuntes, en 1930, se encuentra, archirrepetida, esta jaculatoria: O.c.P.a.I.p.M.: Omnes cum Petro ad Iesum per Mariam. Frase que con el Regnare Christum volumus y el Deo omnis gloria, expresa los tres fines de la Obra: Reinado efectivo de Cristo, toda la gloria de Dios, almas (Apuntes, n. 171, del 10-III-1931; cfr. ibidem, n. 65, del 16-VI-1930, n. 72, del 5-VII-1930, n. 77, del 28-VII-1930, n. 172, del 10-III-1931, etc.). Esta jaculatoria también pasará a Camino, n. 833.

Continuemos con el mensaje. "La sangre, símbolo del amor del Buen Pastor, llega a nosotros especialmente en el misterio eucarístico: "La Eucaristía nos adentra en el acto oblativo de Jesús… nos implicamos en la dinámica de su entrega". Vivamos, pues, la Cuaresma como un tiempo "eucarístico", en el que, aceptando el amor de Jesús, aprendamos a difundirlo a nuestro alrededor con cada gesto y palabra. De ese modo contemplar "al que traspasaron" nos llevará a abrir el corazón a los demás reconociendo las heridas infligidas a la dignidad del ser humano; nos llevará, particularmente, a luchar contra toda forma de desprecio de la vida y de explotación de la persona y a aliviar los dramas de la soledad y del abandono de muchas personas". Almas de Eucaristía. Cuando recibimos a Jesús ¿nuestro cuerpo y nuestra alma están verdaderamente limpios, nos damos cuenta de que, durante esos momentos que le tenemos, somos "sagrarios con patas"? ¿Valoramos con generosidad el gesto amoroso de todo un Dios que se humilla en un trozo de pan, le recibimos con rutina?.

La Cuaresma es un tiempo que nos cuesta vivir, por todo aquello que supone privaciones: ayuno, abstinencia, cruz … Solemos pactar con nuestros bienes, con nuestra comodidad y eso nos convierte en pequeños burgueses. Hacemos de algo material que es bueno en algo que nos aparta de Dios, por nuestro apego a ello, por el desorden que damos en la jerarquía del amor. Es curioso, a veces nos quedamos en lo que Dios nos pide y nos olvidamos de lo que Dios nos da. Cuanto más nos llenemos de Dios, nuestro corazón se dilatará mucho más en amor a los demás, en detalles de servicio, como nos recuerda el Papa: "Que la Cuaresma sea para todos los cristianos una experiencia renovada del amor de Dios que se nos ha dado en Cristo, amor que por nuestra parte cada día debemos "volver a dar" al prójimo, especialmente al que sufre y al necesitado. Sólo así podremos participar plenamente de la alegría de la Pascua".

Un buen propósito para el comienzo de este tiempo: una buena confesión contrita y completa, dejando en ella todo aquello que suponga tan sólo la posibilidad de alejarnos de la auténtica felicidad que es vivir en gracia. Prevenir antes que poner tiritas. Dejarnos esculpir como el escultor a la piedra. Decía Miguel Ángel que él no tenía mérito, que sólo quitaba lo que sobraba para sacar al David. Como el barro en manos del alfarero, ¡qué recuerdos!. ¡Dios nos quiere!, después de cada confesión, después de un acto de desagravio: ¡recomienzo!.

Generosidad y humildad. La primera para corresponder a tanto que se nos da, la segunda para pedir perdón si no correspondemos adecuadamente y para que no nos fiemos tan sólo de nuestras fuerzas. Pedír a María que nos ayude a ser recios y valientes, para acompañarla al pie de la Cruz.

¡BASTA YA DE MEDIAS TINTAS Y DE HABLAR!
Gladiator y veremos cómo finaliza esto que escribo …
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *