Ex miembros, “anti Opus” y reconciliación

Hola Antonio,

Felicidades por tu página web. Me parece que está muy bien montada, y se nota que le dedicas tiempo a tenerla en buenas condiciones.

Me alegro de que seas feliz siendo numerario, y me alegro de que haya otros muchos como tú. También me parece estupendo que eso te lleve a querer promulgarlo a los cuatro vientos.

Yo fui de la Obra unos cuantos años. Más de diez. Y salí también hace algunos años, aunque menos de diez. Tengo que ser honesto y decirte que a pesar de todo lo bueno que te he dicho hasta ahora, estoy bastante en desacuerdo con muchos de los argumentos que expones en la web. Respeto tus opiniones, respeto tu modo de vida y tu forma de difundirlo, pero simplemente difiere mucho de cómo he visto yo las cosas dentro de la Obra. 

Me considero una persona con la que se puede hablar, porque siempre intento ser razonable, y supongo que es por eso que te escribo. No aspiro a que cuelgues esto en el blog, porque entiendo que no es el tipo de material que te interesará poner. Tampoco puedo obligarte a leerlo, pero desde luego estoy intentando tender puentes con la mejor de las intenciones.

Creo que en honor a la verdad no puede decirse que las personas que están descontentas con la Obra después de salir sean simplemente “unas pocas”. Puede que sean unas pocas en proporción, sí, pero me consta, es más, afirmo con total conocimiento de causa, que en números absolutos se cuentan por cientos (si no por miles).

Decir “hemos hablado con ex miembros y están contentos” y acto seguido “sólo hay unos pocos que están enfadados” me parece radicalmente injusto. El primer puente que hay que tender hacia la reconciliación es reconocer la realidad y el sufrimiento de muchas (no “pocas”, repito) personas que se han sentido abandonadas por la Obra en situaciones personales muy difíciles.

Entiendo que puedas decir que ya hay webs en contra de la Obra, y que lo que tú no vas a hacer es darles más coba, porque estás aquí para lo contrario. Vale. Pero también tienes que entender que es difícil que la persona que se ha sentido abandonada dé el primer paso hacia la reconciliación.

Y menos aún cuando ahora vea que blogs afines a la Obra, como este, se da a entender que su sufrimiento es una cuestión puramente marginal.


Comprendo que no te parezcan bien algunos de los argumentos que pongo en el blog. Este no es un tema sencillo.

Además, al juzgar sobre estos temas las cosas se complican aún más, porque en el fondo no se trata de enjuiciar a la Obra, sino a la vida de una persona. Y en las vidas de las personas se mezclan muchos factores que hacen que sea más difícil hacerse cargo.

¿Hay gente descontenta que fue de la Obra? Sí. Los hay y los conozco. Pero también es cierto que son los menos.

¿Cuántos son en números absolutos? No lo se. Ni tampoco tengo interés en indagar sobre el tema. Pero si en el Opus Dei hay unos 82.000 miembros actualmente, y cada año mueren unos cuantos, se incorporan unos cuantos, y dejan de ser de la Obra otros. No es raro que una minoría sean cientos.

Lo siento mucho por cada una de estas personas que está descontenta. Quizá no lo he sabido expresar bien en anteriores respuestas, pero me duele cada uno de los que han sufrido al dejar el Opus Dei.

Quizá la culpa sea de los que somos de la Obra, porque no hemos sabido hacerlo bien. No de digo que no, porque el Opus Dei está formado con personas, y con personas con defectos. Pero quizá -y esto no lo digo por decir- esas personas que han hecho sufrir a otras, ahora están haciéndose las víctimas en alguna de esas webs de ex miembros, poruqe han dejado la Obra.

Yo pienso que lo mejor que podemos hacer es rezar unos por otros, para poder ayudarnos.

No tengo ningún rencor hacia nadie de los que han dejado la Obra, ni de los que me escriben con insultos de todo tipo, ni de los que publican noticias contra mi en páginas webs anti Opus Dei. Estoy dispuesto a hablar con ellos tranquilamente, porque pienso que hablando es como se entiende la gente.

Antonio. 

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *