Es mortificado hacer la vida agradable a los demás?

Antonio, dices que para ser del Opus Dei hay que mortificarse “en las pequeñas cosas”. Y citas ejemplos como servir a los demás en las comidas o dejar el mejor sitio a los otros. ¿No es un tanto ruin considerar actos de cortesía tan básicos “elementos mortificadores”? Porque mortificarse significa, a grandes rasgos, hacer lo que no te gustaría hacer. Y si consideras “hacer la vida más agradable a los demás” algo mortificante, es porque en realidad te cuesta hacerlo, no es algo que te salga espontáneamente.

Personalmente, considero que son cosas que deben venir de dentro, no estar pensando en cada momento, “voy a ayudar a ese porque así estoy más cerca de Dios”. De hecho, la gracia de la moral (ya lo decía Kant) es cumplir las reglas por las reglas, no por el objetivo de ellas. Lo que quiere decir que si las enseñanzas cristianas dicen “ama a tu prójimo”, no debes hacerlo para acercarte a la divinidad, sino por el simple contenido de la regla.

Un saludo.

 


Efectivamente, todas esas cosas han de vivirse. Y deben venir de dentro. Pero muchas veces, no vienen de dentro, porque no siempre “apetece” hacer el bien. De hecho, muchas veces, “no apetece” lo más mínimo.

 

Ahí es cuando de veras se demuestra el amor a los demás y el amor a Dios. Porque amor no es igual a sentimiento o a “me apetece”. Sino que amor es igual a sacrificio por la persona que se ama. Piénsalo.

Antonio.

Relacionados:

La mortificación recomendada en textos de la Iglesia desde hace siglos 

me gustaria ser disciplinado como lo logro 

Sobre la oración y mortificación en el Opus Dei 

El concepto de sacrificio 

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *