En México, con los reclusos

Yo tengo una experiencia personal que platicar. Un sacerdote me invitó a que lo acompañara a celebrar la Misa al reclusorio de Santa Marta, donde están los condenados, en Navidad, el 25. Llevó unas “roscas de Reyes” a los presos; para mí fue una experiencia muy fuerte.

Recuerdo que cuando llegamos al penal de Santa Marta y nos tuvimos que inscribir para pasar lo que llaman “aduana”, había ahí dos sacerdotes. Les pregunté de qué congregación venían y me dijeron que del Opus Dei y que iban cotidianamente a la pastoral penitenciaria. Entonces… ¡Había dos sacerdotes del Opus Dei trabajando con los presos!, lo que es muy difícil.

Monseñor: ¿qué es ésto?, ¿en qué consiste la santificación en el trabajo, por el trabajo y para el trabajo?

-Hace unos días me contaron que a un chofer de minibus aquí en México, que pertenece al Opus Dei, le hicieron la misma pregunta y él contestó: “Yo procuro santificar mi trabajo, primero, manejando lo mejor posible. Segundo, tratando de vivir la paciencia en esta actividad que exige mucha para atender a los que van subiendo con el problema del “cambio”. Pues me tengo que ejercitar y lucho por ser paciente, porque creo que es lo que me pide Dios. Y procuro mantenerme en contacto con Dios mientras conduzco: le ofrezco mi trabajo y procuro rezar por la gente que sube al autobús conforme lo va haciendo, para ayudarles a través de la oración". En eso, así de sencillo, consiste santificar el trabajo o santificarse en el trabajo.

Entrevista de Roberto O´Farrill a Mons. Francisco Ugarte, Vicario Regional del Opus Dei en México. México D. F.; TV Canal 40, 13 de septiembre de 2004.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *