El sexo.

¿Por qué la estricta rectitud moral promueve que el placer no puede ser compatible con el sexo y sólo ve a éste como un mecanismo para procrear? ¿Acaso no deberíamos diferenciarnos del resto de animales porque nosotros tenemos la capacidad de amar y ver el sexo como un acto de placer que nos ha otorgado Dios? No se ofenda, es una opinión, y respeto sus postulados, pese a no compartirlos.

Gracias por la página, es muy buena porque demuestra los buenos modos, el respeto y la tolerancia que enseñáis.

Desde luego, no entiendo cómo hay páginas que os tildan de extremistas… usted pone sus ideas, que compartidas o no, son un ejemplo de diálogo y no otros que tanto se vanaglorian de "talante". Por cierto, ¿No habría posibilidad de cerrar páginas tipo opuslibros? Vale que critiquen, pero que insulten, humillen y difamen… habrá alguno que hasta se lo crea!!!

Vamos por partes. Sobre el sexo, la verdad es que no acabo de entender la corriente dominante, a la que muchos se pliegan porque les conviene y les permite dar rienda suelta a sus más bajas depravaciones. Es una engañifa, que ha vuelto triste a más de uno.

La Iglesia, siguiendo a Jesús, nunca ha dicho que el placer sexual sea malo. Al revés: es buenísimo. Lo "inventó" Dios, no el diablo. Lo que está mal, y todo el mundo la sabe, porque lo llevamos todos grabado en el corazón, es usarlo fuera del matrimonio, o sea, abusar, animalizarse, o peor aún: tratarse uno y tratar a los demás como cosas: como objetos de usar y tirar. El sexo, según Jesús, es grande y santo y, por eso mismo, debe tratarse con enorme respeto y delicadeza, y no romper el equilibrio: el sexo está tan profundamente insertado en el centro de nuestra personalidad, que pervertirlo causa una enorme distorsión, una gran tristeza y una soledad indescriptible.

Romper ese equilibrio querido por Dios en materia sexual, es muy dañino para el individuo y tiene además efectos demoledores sobre la sociedad entera. No es una teoría: para comprobarlo, basta que te asomes al patio de tu casa. ¿Acaso es un paraíso la degradación actual de costumbres, las familias rotas, las madres abandonadas por el macho de turno que da rienda suelta a sus placeres y caprichos?

Porque la mujer siempre sale perdiendo, eso está claro. Esto del amor libre "socialmente aceptado" lo inventaron los progres. Progres, pero machistas, ya ves. Y venga a forrarse emitiendo películas porno y publicando anuncios de prostitución (la mayoría de mujeres, por supuesto). ¡Toma paridad! ¡Mujeres progres: ¿dónde estáis?! ¡Quién os tapa la boca! ¡Qué baratas les salís! Venga, ministras del mundo: ¡uníos!: a trabajar, a luchar por la mujer.

El sexo, sacado de su contexto natural, el de la entrega total de la persona, no es humano: es un infierno. Y los que están dentro, lo saben. Y a veces tratan de justificarse, pero como no se arrepientan y cambien, acabarán eternamente en el lugar de los que no amaron. Qué pena. Vamos a rezar para que el mundo descubra y ame la limpieza, la blancura y la pureza. La Santa Pureza, con todas las mayúsculas que se puedan poner: Bendita sea tu Pureza, Madre nuestra: anda, échanos una mano y que seamos un poco más limpios: más presentables.

Y sobre lo que preguntas de opuslibros, no digo nada, que ya hablé ayer. Hay que rezar por ellos.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *