El liberalismo.

¿Qué opinión les merese a ustedes el capitalismo, el liberalismo económico? Muchas gracias, saludos y hasta siempre. El Opus Dei no tiene opinión en temas de política. Sigue en todos los temas sociales la doctrina de la Iglesia Católica.

Como sabrás, la Iglesia sólo condena una opción política cuando atenta a los derechos humanos, cosa que sucede con los totalitarismos colectivistas y también con los capitalismos salvajes.

Voy a transcribir unas palabras del entonces Card. Ratzinger sobre el socialismo democrático en Inglaterra y Alemania, que a más de un columnista de determinados países pueden sorprender:

"El socialismo democrático fue capaz, desde el inicio, de integrarse dentro de los dos modelos existentes, como un sano contrapeso frente a las posiciones liberales radicales, enriqueciéndolas y corrigiéndolas. Esto se reveló como algo que iba más allá de las confesiones: en Inglaterra era el partido de los católicos, que no podían sentirse a gusto ni en el campo protestante-conservador, ni en el liberal. También, en la Alemania guillermina el centro católico podía sentirse más cercano al socialismo democrático que a las fuerzas conservadoras rígidamente prusianas y protestantes. En muchos aspectos el socialismo democrático estaba y está cerca de la doctrina social católica; en todo caso, ha contribuido considerablemente a la formación de una conciencia social".

Y aquí otras sobre el socialismo no democrático:

"Sin embargo, el modelo totalitario se vinculaba a una filosofía de la historia rígidamente materialista y atea (…) El aparente carácter científico esconde un dogmatismo intolerante: el espíritu es producto de la materia; la moral es producto de las circunstancias y debe definirse y practicarse de acuerdo con los objetivos de la sociedad; todo lo que sirve para favorecer la llegada de un Estado final feliz es moral. (…) Aún más, se da una fractura frente a la tradición moral de toda la humanidad: ya no hay valores independientes de los objetivos del progreso; en un momento dado todo puede permitirse e incluso resultar necesario, puede ser moral en el sentido nuevo del término. Incluso el hombre puede llegar a ser un instrumento; no cuenta el individuo. Sólo el futuro llega a ser la terrible divinidad que dispone de todos y de todo".

Fuente: Joseph Ratzinger, "Europa, política y religión", Conferencia pronunciada en Berlín, 28.XI.2000.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *