El amor

Vivimos en un mundo en que se habla de amor a cada momento. Sale en la publicidad de la película que vemos, y también en la película claro. Lo tienes en los carteles impreso, lo ves en las tarjetas postales, y en las camisetas… "I love you"… pero ¿qué es el amor?

Muchos piensan que es una pasión, un fuego que le recorre a uno por dentro, algo que no se puede controlar.
Otros piensan que es algo que da el roce, el trato con el otro, el conocerlo.
Algún pirado ha llegado a decir que son impulsos eléctricos. (que me perdonen por llamar pirado a un premio Nobel)
Algunos te dirán que un sentimiento, algo que no se puede explicar.
Otros te van a soltar frases del tipo "es el motor del mundo", "es lo más bello que hay"… Si escribo esto es porque eso es cierto, pero está incompleto. Amar es aprender a morir. Morir.

El amor es darse al otro por entero, es entrega, es sacrificio, es fiarse. Es vaciarse de uno mismo por el otro. Soñar lo que el otro sueña, querer lo que el otro quiere, pensar lo que el otro piensa. Ser el otro. ¿Por qué? Eso si que no tiene respuesta. Pasión, sentimiento, roce… no lo sé.

Si no se va dispuesto a renunciar a todo por el otro, mal. Fracasará. Si el amor se calcula y raciona, si se empieza con el juego del "hoy por tí y mañana por mí", está destinado a fracasar. Por eso hoy tantas parejas se rompen. Por eso tantas personas no saben si aman o no. Por eso está siempre presente el miedo en las relaciones…

Hace falta volver a aprender a amar. Yo me he propuesto aprender. Y mi meta está clara, el objetivo es alto: "Non mea voluntas, sed Tua fiat" Que no se haga lo que yo quiero sino lo que Tú quieres.
No existe ni existirá mayor expresión de amor.

Hay que aprender a morir a uno mismo. No es poca ciencia. Os invito a recorrer ese camino.

25 de junio de 2007
kikorb

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *