Don Álvaro cuenta su experiencia vocacional

DON ALVARO CUENTA SU EXPERIENCIA VOCACIONAL

“-Como suele hacer con los que comienzan, junto a una profunda alegría espiritual, el Señor me regaló al principio un entusiasmo sensible por la vocación recibida. Al cabo de los meses, esta componente humana fue apagándose, dejando paso a una ilusión sobrenatural que ha de estar siempre en la raíz de nuestra perseverancia. Se lo comenté a San Josemaría, que me entendió perfectamente y tomó ocasión de esta confidencia mía para redactar unas consideraciones que pudieran servir a todos los hijos suyos”.

De ahí -reconocía- surgió el número 994 de Camino: “‘Se me ha pasado el entusiasmo’, me has escrito. -Tú no has de trabajar por entusiasmo, sino por Amor: con conciencia del deber, que es abnegación”.

Y don Alvaro sintetizaba en pocas líneas el significado profundo de la llamada divina y de la respuesta del hombre:

“-No es un estado de ánimo, ni depende de la salud, ni de la situación profesional o familiar en que uno se encuentre. Por encima del oleaje de la vida -con sus altos y bajos, con sus dolores y alegrías-, nuestra vocación divina brilla siempre como un lucero en la noche, señalando inequívocamente el rumbo de nuestro caminar hacia Dios. Esto es lo que cuenta, hijas e hijos míos. Esto es lo definitivo. Todo lo demás que pueda acaecernos, es transitorio. ¡No lo olvidéis nunca!” (Salvador Bernal: Apuntes de la vida de D. Alvaro)

Relacionados:

Opus Dei | Soy ex numeraria: el “adoctrinamiento” sobre la vocación

Opus Dei | Fidelidad a la vocación

Opus Dei | ¿Cómo discernir la vocación?

Opus Dei | ¿Vocación o lavado de cerebro?

Opus Dei | Testimonios sobre dejar la vocación al OpusDei

 

 

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *