Dios se sirve de las cosas más ordinarias para comunicar a cada hombre su vocación

DIOS SE SIRVE DE LAS COSAS MAS ORDINARIAS PARA COMUNICAR A CADA HOMBRE SU VOCACIÓN

En tiempos de la dictadura rusa (años 50 o 60) había en Moscú una familia católica, cuyo hijo era monaguillo en la parroquia católica de Moscú. La parroquia tenía muy pocos feligreses (pues todos los católicos estaban fichados por el KGB) y estaba desvencijada y destartalada pues se sostenía solo con la limosna que daban las cuatro viejas que acudían a misa, ya que el Estado no daba ni un céntimo. Hasta que un día el monaguillo, yendo a la parroquia se quedó asombrado porque se encontró con un buen grupo de obreros pintando la fachada de la Iglesia, arreglando el asfalto de la calle… El monaguillo preguntó a su párroco a qué se debía todo esto, y este le respondió: es que el General De Gaulle (Presidente de la república Francesa) viene a Moscú en visita oficial, y como es católico ha manifestado su deseo de acudir a Misa durante su estancia en Rusia. Y el ayuntamiento ha enviado obreros para que adecenten la parroquia. Y así fue: De Gaulle entró en la parroquia y se sentó en el primer banco. El párroco dijo al monaguillo: “acércate al General y dile que en el momento de la Comunión no hace falta que se acerque a recibirla, que yo iré a su banco a administrársela”. Así se lo dijo el monaguillo, y el General le replicó: “¡Cómo! ¿Que el Señor se va a molestar en venir a mí? ¡No, no, dile al sacerdote que yo iré a recibir al Señor.”

Esta respuesta se le quedó grabada en el corazón al monaguillo. Tanto es así que desde entonces decidió ser sacerdote, porque se dio cuenta de que, si De Gaulle era tan importante y tan bien recibido, Dios es más importante y más digno de ser agasajado.

Pues bien, este monaguillo se ordenó sacerdote en 1981 y el 11 de febrero de 2002 fue nombrado arzobispo de Moscú, su nombre es Mons. Tadeusz Kondrusiewicz, cuyo arzobispado es toda Rusia, pues es el único obispo que hay en estos momentos.

Relacionados:

Opus Dei | Soy ex numeraria: el “adoctrinamiento” sobre la vocación

Opus Dei | Fidelidad a la vocación

Opus Dei | ¿Cómo discernir la vocación?

Opus Dei | ¿Vocación o lavado de cerebro?

Opus Dei | Testimonios sobre dejar la vocación al OpusDei

 

 

Dios se sirve de las cosas más ordinarias para comunicar a cada hombre su vocación
5 (100%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *