Dios no lo ha inscrito en el paro

Dios no lo ha inscrito en el paro Opus Dei

Este es el comentario que me hacía, hace unos días una persona, que había sufrido el fallecimiento de un hijo suyo de 20 años.  Es verdad para las personas que tenemos fe, pensamos en el Cielo no como un lugar donde se está sin más -”estés donde estés” se dice mucho en estos días- sino como el sitio que Dios nos tiene preparado y al que llegamos después de haber luchado por cumplir el proyecto que Él tiene para cada uno. Hace unos días el Papa Benedicto XVI decía: La verdadera amistad con Jesús se expresa en la forma de vivir: se expresa con la bondad del corazón, con la humildad, la mansedumbre y la misericordia, el amor por la justicia y la verdad, el empeño sincero y honesto por la paz y la reconciliación. Éste, podríamos decir, es el «documento de identidad» que nos cualifica como sus auténticos «amigos»; éste es el «pasaporte» que nos permitirá entrar en la vida eterna.  Allí no se entra por enchufe sino por meritos propios. Pero sí hay algo que nos llevamos:  los afectos de todas las personas queridas o que nos han demostrado cariño y ahora estamos en el mejor sitio para devovérselo. Por eso hay no paro en el Cielo. San Josemaría Escrivá decía que desde el Cielo os podré ayudar más…Así lo ha hecho y así lo hacen todos aquellos que interceden por nosotros: parientes, amigos…

Dios no lo ha inscrito en el paro
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *