Dejar de ser de la Obra y pasar de numerario a supernumerario

hola, respeto al opus, tengo amigos de la obra, pero no entiendo algunas cosas.
-¿Por qué cuándo alguna persona deja de ser de la obra las personas que han vivido con ella, en caso de ser numerario, parece como si no le hubieran conocido nunca?
a mi hermano, aunque me haya hecho algo malo, nunca será un extraño.
-por qué los numerarios no pueden pasar a ser supernumerarios. cuál es el problema que existe.
saludos, merecedes
Cuando alguna persona deja de ser de la Obra, las personas que han vivido con ella no le ignoran. Sobre esto conozco casos de todo tipo.

Recuerdo un numerario que vivía en Llambria, el club en el que pedí la admisión en el Opus Dei. Nos veímos todos los días y nos llebávamos muy bien, porque a los dos nos gusta mucho el baloncesto.

Él se cambió a otro centro. Yo me fui a vivir al Colegio Mayor Santillana cuando empecé la Carrera (poco antes de cumplir los 18 años). Antes nos veíamos todos los días, ahora de vez en cuando. Unos años más tarde, él dejó el Opus Dei. Yo ya había salido del Colegio Mayor Santillana y estaba en el centro donde vivo ahora.

Como cumplimos años el mismo día, poco después le llamé y nos fuimos a celebrar nuestro cumpleaños (él ya no era de la Obra y yo sí).

Por cierto, aunque no es del OpusDei, está muy contento y agradecido con la Obra, y con todo lo que la Obra ha hecho por él.

Hace poco publiqué un testimonio que me ha llegado en OpusDei: fui miembro y lo dejé. Allí cuenta A. Martínez:
“Y en estos 8 años tengo un trato fenomenal con la gente de la Obra que conozco de mi ciudad: numerarios, agregados y supernumerarios. Los numerarios que me conocen si me ven por la calle tardan ni un segundo en llamarme y saludarme.”

Respecto a la segunda pregunta, te diré que es algo que puede ocurrir, pero es muy poco frecuente. Un numerario que se da cuenta de que no es lo suyo, puede pasar a ser supernumerario. Pero -insisto- esto es algo muy excepcional.

Es algo excepcional porque no es lo mismo haber recibido de Dios el don del celibato, que no haberlo recibido. Para comprender mejor el significado del celibato, o no casarse por amor a Dios, te recomiendo lo siguiente:
Celibato sacerdotal es “tesoro preciosísimo” al que no se debe renunciar
Jesucristo es fundamento del celibato
El celibato sacerdotal no es una imposición de la Iglesia, sino un don y un carisma
Excelencia del celibato
Celibato y matrimonio

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *