De nuevo en activo

Siento no haber publicado nada en los últimos 13 días más o menos. La razón de tal desconexión (bendita desconexión por otra parte) no es otra que haber estado en un campo de trabajo en Bratislava. Estuvimos arreglando un par de Iglesias que no estaban en buen estado. Aprovecho este sitio para agradecer de nuevo a nuestros anfitriones lo bien que nos acogieron y se portaron con nosotros. Me traigo para España una gratísima impresión de la gente de Eslovaquia.

Empiezo por el principio: Bratislava. Para el que no haya estado nunca, es una ciudad relativamente pequeña, capital de Eslovaquia, y merece la pena visitarla (aunque sólo fuese para sentarse en una de sus terrazas del cetro y beber medio litro de Gambrinus)

Desde allí hicimos un par de visitas de grandisimo interés.

La primera fue a Budapest, una de las ciudades más bonitas que he visitado. Me dejaron impresionado las cupulas de los edificios, las fachadas de corte similar (todas con un estilo típico de principios del siglo XIX que imponía), el Danubio discurriendo y los innumerables puentes que cruzan de Buda a Pest. Es como meterse dentro de una poesía. Si alguna vez estás allí no dejes de subir al monte Buda, que te regalará una de las mejores vistas de la ciudad.

De nuevo en activo Opus DeiLa otra visita fue si cabe mejor: Praga. Es impresionante el arte que tiene en las calles, la cantidad de turistas, el bullicio mezclado con la tranquilidad del río y la paz que te otorga la ciudad cuando la contemplas: una maravilla. No sabría decir si me gustó más que Budapest. Comprendo que son distintos tipos de ciudad y prefiero no compararlas. Desde luego se ve que es más turistica y más fácil de visitar también.

Pues ahora a seguir con la vida normal: estudiar los exámenes de Septiembre, publicar alguna curiosidad por aquí… ¡hacer deporte! (me lo he prometido)

De nuevo en activo
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *