De lo que ayer ví

De lo que ayer ví Opus Dei

Uno de mis hermanos tiene la costumbre, convertida en hábito, de ver siempre por la noche un programa de los llamados de entretenimiento. Es un espacio en el que a menudo, venga o no a cuento, lanzan ironías sobre la Iglesia, el Papa, o todo aquello que sea católico. Pues ayer tocaba un personaje del espectáculo, artista se denomina, el cual manifestaba que el objetivo de su obra es que el hombre abandone a Dios, hacía marketing del ateismo propagando su laicismo. Hacían comentarios, entrevistador y entrevistado, de que Dios como que va perdiendo fuerza a medida que la ciencia avanza y más lindezas. Terminó la parodia regalando "el artista" unas camisetas con una condición: sólo se las daría a los que fueran ateos. Entre todo el público, no se las personas que podrían asistir, pero unas cuantas, en un plano que se daba fueron bastantes más las personas que no se levantaron. ¡Vaya consuelo!.
Ayer puse un vínculo con el discurso del Papa a la Curia Romana en el que, haciendo referencia a su viaje a Alemania, comentaba " … Y el gran problema de Occidente es el olvido de Dios; es un olvido que se difunde. Estoy convencido de que todos los problemas particulares pueden remitirse en última instancia, a esta pregunta". No podemos consentir en dejarnos llevar por la corriente, en no dar la importancia debida a tantas pequeñas cosas que con el paso del tiempo se convierten en temas trascendentales debido, sobre todo, a nuestra comodidad y a nuestra falta de audacia por no expresar nuestra opinión como cristianos, cada uno en su lugar habitual.

Todo el mundo es muy valiente cuando estamos en grupo, decimos cosas o nos callamos, ¿por miedo o verguenza?, en las que real y sinceramente no creemos o por lo menos no del todo. ¿Nos están "comiendo"? ¿Tenemos verdadera preocupación por las causas sociales de nuestro entorno? ¿Buscamos soluciones o ayudamos a conseguirlas? ¿Reconocemos ante los demás nuestra condición de cristianos?.

En el discurso mencionado anteriormente del Papa, en este caso haciendo mención a su viaje a Valencia, comentaba refiriéndose a las normas a imponer a un niño: " ¿qué normas debemos imponer al niño para que siga el camino recto? Y, al hacerlo, ¿cómo debemos respetar su libertad? El problema se ha vuelto tan dificil, entre otras causas, porque ya no estamos seguros de las normas que conviene transmitir; porque ya no sabemos cuál es el uso correcto de la libertad, cuál es el modo correcto de vivir, qué cosas son un deber moral y, al contrario, qué cosas son inaceptables. El espíritu moderno ha perdido la orientación, y esta falta de orientación nos impide ser para los demás señales que indiquen el camino recto". Aunque se refiera a los críos, la palabra libertad no la utilizamos convenientemente, una veces para que no nos acusen de conservadores o ultras (pero si defender nuestra verdad, ¡¡¡¡¡¡que la tenemos!!!!!, no nos convierte en radicales para nada), para que no digan que no somos "progres" y que no nos adaptamos a lo moderno. Benedicto XVI también hablaba de Juan Pablo II y nos decía que " nos mostró cómo, siendo hombre de nuestro tiempo, se puede creer en Dios, en el Dios vivo que se hizo cercano a nosotros en Cristo. Nos mostró que es posible una entrega definitiva y radical de toda la vida y que, precisamente al entregarse, la vida se hace grande, amplia y fecunda".

Debemos reflexionar. Esto de internet está muy bien, esto del blog es estupendo, pero dónde de verdad vamos a influir es en la calle, con nuestro decir y nuestro obrar entre las personas que nos rodean, utilizando el boca a oreja. Hay un punto de Camino, no recuerdo ahora en qué capítulo, que viene a decir de que tú y yo nos portemos como Dios, no lo olvides, dependen muchas cosas grandes. Insisto en que la cita no es textual.

Por último unos cuantos enlaces, uno del blog cambiaelmundo, donde hay seis artículos bastante interesantes de cómo se nos va colando el bicho, y otro de una página que yo utilizo para conocer un poco más sobre temas humanos y espirituales, la llamo "para salir del paso", pero la dirección es www.ideasrapidas.org y que sobre el laicismo podemos leer lo que dice.

Me gustaría ser mucho más conciso en términos o referencias a autores que llevaran a los demás a informarse mucho mejor. Lo siento, mucho de lo que llevo dentro de mi cabeza y de mi corazón está hecho en la calle, procuro que esté sólidamente sostenido con la formación recibida en los medios de formación que recibí y recibo del Opus Dei, aunque también me busco la vida leyendo y bajándome las cosas a mi PDA. Intento vivir en el mundo actual.
De lo que ayer ví
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *