Confesión con sacerdotes de la Obra

Hola Antonio:

Me parece interesante tu blog, aunque imagino que tal y como andan los tiempos tienes que aguantar carros y carretas. Mi pregunta es la siguiente:

Hace unos meses oí a alguien en Radio María (no recuerdo, fué por la mañana) decir que en el Opus habían documentos internos o manuales (o algo así, no recuerdo bien) que aconsejaban la confesión con sacerdotes del Opus exclusivamente ya que al resto de sacerdotes se les consideraba "médicos de paso" (literalmente). ¿Es eso cierto?. Si es así, me parece arrogante (a no ser que esté sacado de contexto).
saludos
Héctor

p.d.- Puedes publicar la pregunta, si te parece interesante.

Sí, me parece interesante.

Sobre los documentos internos te recomiendo lo siguiente:
Opus Dei: acusación de secreto
El secreto del Opus
El supuesto secreto de la Obra es un tópico trasnochado
Documentos internos de la Obra
Opus Dei documentos
El folio secreto del santo del OpusDei
El secreto del OpusDei
Libros sobre el OD
Opus Dei libros

Para entender la falsedad de las acusaciones de secretismo citamos el siguiente texto (es la respuesta a la pregunta que se encuentra en Documentos internos de la Obra):

"Esos documentos son recopilaciones de experiencias, y cualquiera que los lea con algo de calma y sin esquemas preconcebidos, ve que son de pluma y procedencia muy diversa, en los que el redactor expresa con mayor o menor fortuna en cada ocasión algunas recomendaciones para diversos tipos de asuntos y situaciones.

Como tú dices, hay párrafos que son un poco antiguos, que efectivamente merecen una revisión, y quizá no se ha prestado a eso la atención que se debía, quizá porque en la Obra la vida va por delante de las glosas sobre cómo la vamos viviendo…

De todos modos, esos documentos no dicen exactamente lo que tú dices. No citas textualmente, sino que haces una interpretación… y se podrían hacer otras, y la mejor es la que se hace si se sitúa todo en su contexto, creo.

En todo caso, me alegro que me hagas esta pregunta. No se ajusta a la verdad decir, ya sé que tú no lo dices, que todas esas cosas sean normas oficiales de obligado cumplimiento. Prueba de ello es que no es infrecuente que vayan cambiando, incluso que se vayan haciendo ediciones nuevas, como ha sucedido ya varias veces.

Comprendo que algunos de los aspectos que se tratan allí pueden no entenderse. Es lógico, si piensas que todas las cosas tienen un contexto, una vida, fuera del cual quedan muertas, como sin vida. Y la Obra, como parte de la Iglesia, es sobre todo vida, juventud, corazón, buen humor, amor a Dios y un cariño enorme por las personas, por cada persona.

Comprenderás que la publicación de esos documentos internos, que no es la primera vez que sucede, presentados como un catálogo de preceptos agobiantes, es situarse en un ámbito imaginario, forzando la vida, que es mucho más rica que unos rígidos esquemas. En alguna pregunta anterior se trata el tema de las "rigideces" y el daño que hacen las personas "rígidas", si no moderan sus impulsos".
(tomado de Crí­ticas al Opus Dei: una respuesta personal)

Y, finalmente, vayamos con la confesión. En primer lugar, te diré que no es un tema sencillo de entender.

A los miembros de la Obra se les deja entera libertad para confesarse con el sacerdote que prefieran. Pueden recibir el sacramento de la confesión a través de cualquier sacerdote, porque todos ellos perdonan los pecados en el nombre de Jesucristo.

No obstante, se les recomienda confesarse con sacerdotes de la Obra por un motivo muy sencillo: tienen el mismo espíritu que ellos, y por tanto, tendrán una especial "sintonía".

Con lo anterior no quiero difundir una visión humana del sacramento de la Confesión. En este sacramento Jesucristo nos perdona los pecados a través del sacerdote; sea quien sea. Y no nos confesamos con el sacerdote, sino con Jesucristo. Pero el sacerdote es un instrumento, y si nos conoce, la ayuda que nos puede prestar es mayor.

El motivo de confesarse con sacerdotes de la Obra es el mismo que hace que se recomiende en la Iglesia desde hace siglos tener un confesor fijo, en lugar de cambiar de confesor cada vez.

Confesión con sacerdotes de la Obra
4 (80%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *