Como estaba preparada se adelantó para ayudarnos a toda la familia.

Un día de diciembre del 2005, al llegar al colegio donde trabajo como sacerdote, me comentó una profesora que una chica  joven del   Opus Dei había fallecido como consecuencia de un accidente de tráfico. Me pedía que rezara por su familia y por las que le acompañaban. Así lo hice. Hace unos días ordenando unos papeles me encontré con unas las palabras que la madre de Miryam había leído en el funeral. Aquí copio unos párrafos:

Estos días, cada vez que en un suspiro de dolor quería decir “Mi hija….” escuchaba una voz interior, que me decía: “No es tuya es Nuestra”. Nuestra hija: de Fernando, mía y sobre todo, hija de Dios.

Ha sido un regalo de Dios, cada hijo lo es, pero Miryam estaba más preparada, para llegar la primera y ayudarnos a los demás. Como dice su padre: “es una enamorada de Dios”, y Dios de ella.

Esta mañana me he dado cuenta de que lo que sentía no era tristeza o infelicidad…era ¡Cuanto Amor! Un amor tan grande que duele! y eso no puede ser otra cosa que el Cielo en la Tierr. Por eso me he querido vestir de color azul, el color del cielo.

Los que me conocen saben que me gusta la opera, pues me venía a la cabeza una pieza de la opera Rigoletto, es el encuetro del padre con la hija…¡Cuánto amor!…Me das Miryam amor de Dios que te ha creado, que te ha pedido mucho en lo poco, en las cosas pequeñas de cada día, amor a los demás, amor de verdad, queriendo lo mejor para ellos que no es otra cosa que acercarles a Cristo. “Siervo bueno y fiel entra en el gozo de tu Señor”

Amigas, ¡Cuánto os quería! ¡Nunca me dijo una intimidad vuestra! Si me contaba algo paa pedirme consejo y ayudaros, me lo decía sin nombre, yo no sabía de quiene estabamos hablando.

(…)

Miryam quería dar su vida por amor a Dios para ayudar a los demás, ¡quería hacer mucho apostolado! Donde hiciera falta…Pues si Dios se la  ha llevado será que su labor en la Tierra está aqui, en nosotros, demos pues todos un paso adelate hacia ios ¡Convirtámonos! Virgen Inmaculada ayúdanos.

Mireia Castán

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *