Nadie influyó en mi decisión de hacerme supernumerario: lo hice libremente

Estimado Antonio, permiteme felicitarte por esta página, yo soy supernumerario y dejo patente que gracias a Dios me premio con esta vocación que vivo día a día. Quiero dejar muy claro que me costó un buen tiempo llegar a verlo claro y nadie influyo en mi decisión. Fue totalmente libre y pedí poder ser admitido como miembro del Opus Dei.

Nadie que haga algo voluntariamente y que pida voluntariamente debería decir lo que dice el marido de Daniela, pues el día menos pensado podría decir lo mismo de Daniela.

Como el estoy felizmente casado y procuro hacer participe de mi vocación a mi familia, unas veces con éxito y otras con menos éxito. Pero estamos día a día en ello.

Un abrazo.

José


Gracias por tu testimonio. 

La historia de Daniela está contada en:

Soy ex numeraria: el “adoctrinamiento” sobre la vocación 

Y el comentario de su marido en:

Comentario manipulador: “me chantajearon sentimentalmente cuando era menor de edad” 

Antonio.

Relacionados:

Los que dicen haber sido presionados prueban que esa “presión”, no sirve de nada: se fueron 

Hacer las cosas porque a uno le da la gana 

Lecturas, libertad y represión de instintos 

Soy del Opus Dei porque me da la gana 

 

Vota esta noticia
 

Quitar el signo zodiacal de blogger

Estimado hermano en Jesús y María:
He descubierto tu trabajo en la web que me parece excelente. Lo he colocado entre mis Favoritos. Pertenezco al Movimiento de la Palabra de Dios (que por ahora actúa en Argentina, Ecuador, Paraguay y tiene semillas en Perú, Miami y España. Estamos tramitando en Roma nuestro reconocimiento pontificio) y opino que el material volcado es de primerísima calidad.Te aliento a continuar en esta tarea de tanto amor para con el prójimo.

Una pregunta: he buscado por internet el libro INFORME SOBRE LA FE de Vittorio Messori y no lo he podido encontrar.Existe alguna posibilidad de que se encuentre ?

Una observación: con todo respeto: hay necesidad de colocar en tu ficha personal a qué signo zodiacal pertenecés? Me parece, humildemente, que está de más. Nosotros somos de Cristo. Ese lastre caldeo-babilónico de los astros y los signos dejémoslo para el neo-paganismo en boga. No es para nosotros. A veces se nos pegan sin querer estas cosas.

Bien. Si tenés alguna novedad por lo que pregunte sobre el libro de Messori te lo agradezco.

Te felicito por tu trabajo. Adelante!!!

Miguel Grosso

PD. Escribo desde Argentina. Soy casado, dos hijos. 45 años. Abogado y Licenciado en Derecho Canónico.

Gracias por tus felicitaciones.

Espero que obtengáis el reconocimiento pontificio. Es algo costoso, pero muy necesario.
No tengo el libro “Informe sobre la fe”. Si lo consigues, me gustaría que me lo enviáses, para que muchos otros puedan leerlo.

Sobre el signo zodiacal ya me han preguntado en otra ocasión. No lo puedo quitar, porque sale por defecto al poner la edad de 22 años (mi edad). Si sabes cómo quitarlo, dímelo porque yo tampoco quiero que aparezca.

Vota esta noticia
 

Conocí Camino en Cuba

… y ahora mi historia (es la segunda parte de un mensaje escrito desde Cuba: Preguntas desde Cuba: silisio, secretos, defectos físicos y jesuitas)

Bien, la primera vez que en mis manos cayó una estampa de San Josemaria fue en el año 1993, realmente al darmela un amigo me dijo ..mira te la regalo, es muy eficaz la oracion para que Josemaria interceda por ti, pero hay mucha gente que no lo quiere

…pasaron mas de 12 años y a raiz de El Codigo Da Vinci me vuelvo a interesar revisando la web, pues me dolia esa critica que se le hacia a la iglesia y asi volvi a ver a mi amigo y al decirle que me interesaba la espiritualidad de la obra, el me regalo Camino, mientras mas lo leia mas cosas profundas encontraba, sobre todo por la actualidad de muchos temas vividos por el autor asi me fui metiendo en ese mundo y realmente ahora me doy cuanta que cuanta riqueza tiene nuestra fe, trabajo como medico, y el desaliento en cierta medida se apoderaba de mi pero luego de conocer la Obra y de intentar vivir las enseñanzas del Padre, el trabajo es un regalo, y hasta los malos ratos son regalos de Dios, asi cambian las relaciones con los otros y le puse a mi motor muchisima gasolina, asi sigo animando en la catequesis, estudio aprovechando mi tiempo libre, no para humillar al que no sabe, sino para la gloria de Dios, a veces me llaman fanatico, yo no lo creo, simplemente tengo mas fe, rezo el rosario con muchisimas ganas, algo que habia dejado de hacer  y la vida en mi trabajo en mi famila y con mi esposa se convierte en algo fantastico, esas cuatro benditas palabras de PERDONA, REZA,TRABAJA Y SONRIE son mi inspiracion y al menos intento ponerlas en practica cada dia


Gracias por tu testimonio.

Hay un caso similar al tuyo contado en:  Soy del Opus Dei gracias a “El Código da Vinci”

Antonio.

Vota esta noticia
 

Vídeo: en un día me bauticé, me confirmé e hice la comunión

Copio un vídeo de Opus Dei vídeos que me ha gustado:
Me llamo Dani, soy Dominicano y hace 4 o 5 años conocí un centro del Opus Dei a propósito del deporte. Allí conocí mi verdadera fe, me bauticé, me confirme, hice la primera comunión y todo eso en un solo día. Lo dejé por el trabajo y las circunstancias y he vuelto al nuevo Alayos para reafirmar otra vez mi fe y ser una buena persona y conseguir todo lo que me proponga. 
Vota esta noticia
 

Testimonio de una vocación al Opus Dei

Mi historia en el Opus:

Me presento: mi nombre es Jesús, tengo 36 años y soy psicólogo.
Por cierto yo desde los 16 años dejé de ir a Misa y de rezar. Bueno rezar en contadas ocasiones, para pedir algo.
Cuando tenía 18 años, alguien me presento a un compañero que hacía Derecho y que vivía en un colegio mayor de la prelatura del opusdei.
El chico era simpático pero pese a ello nunca consiguió que me acercase por el colegio mayor, ni por ninguna de las actividades.
¿Por qué? Pues muy sencillo, todos me decían que el Opus era una organización peligrosa. Y, la verdad, todo era ocultismo: no se sabía nada, nadie contaba nada, y encima parecía elitista. La cosa es que yo nunca fui. Si a todo esto sumamos que yo por aquellos años era muy tímido pues -qué narices- me dio miedo.

Pasados los años me trasladé a Madrid, ciudad en la que viví algún tiempo, y allí conocí a un compañero de trabajo, que -casualidades de la vida- era numerario. Tampoco consiguió que me acercase a ninguna labor, ni tan siquiera ver un centro desde fuera. (Igual se me pegaba algo).

Regresé a Galicia y mantuve con este amigo correspondencia por e-mail. Él seguía insistiendo en que visitase un centro en mi localidad, y yo en mis trece: “que NO, pesado”.

Bueno, instalado en mi ciudad, escribí una carta a través de la web del Opus Dei, para que me diesen la dirección del centro. A los pocos días recibí un Emilio (como veréis no recurrí a mi amigo, es más: ni se lo comenté; quería ser yo sin mediación de nadie).

Desde el centro me escribieron una carta invitándome a visitarlo. Así que, visto lo visto, digo: “pues lo siento, no voy”. (Aun sigo siendo algo tímido). Mi amigo sin saber nada seguía insistiendo, y yo diciéndole que no era lo mío.

Pasó un año o algo mas, y otra carta a la web. Esta vez me llamaron por teléfono al trabajo, mi secretaria me pasó la llamada y quedamos (yo seguía desconfiando así que lo cite en mi despacho; en mi terreno). Un agregado, fallecido recientemente, me visitó en mi despacho. No me dijo nada, sólo me invito a ir por un centro, a lo que yo me comprometí asistir ese mismo viernes. Además, me dejó una estampa de San Josemaría.

Llegó el viernes. Durante la semana mi secretaria -que tiene un ojo algo superior- me decía “no te juntes con esos del Opus, que son peligrosos, son como las sectas…”, y le digo “qué dices del Opus, el chico que vino el lunes es del Opus” y le digo “de eso nada”, respuesta “ya, ya…”. Todo esto lo aderezaba en los cafés de la mañana, con todo tipo de cosas y chismes sobre la Obra. Así que, ante tanto mal ambiente, digo: “pues no voy”.

Salí de trabajar el viernes a las 17:00, pasé por una librería a comprar unos libros, y al pagar se salió las estampa del Padre (toda la semana había estado en la cartera y no salió del sitio). Al rato me llama este agregado para preguntar si voy a ir y me invento una excusa, pero sin cerrar del todo la posibilidad.

Al salir de allí me voy a un centro de enseñanza, que tenía junto con otros dos socios. Al llegar, en el despacho había una señora pagando algo, no recuerdo el qué. Sólo sé que me pidieron cambio, al abrir la cartera la estampa del Padre otra vez por el suelo… (Aquí comienzo a preocuparme: tanta casualidad no es normal).

Suena el móvil y otra vez me llama el agregado: “que si vienes, que te espera D. Jose”. La verdad, pasaba ya media hora de la hora fijada, pero digo, “sí, que me espere, que voy”.
Crucé la ciudad andando (es una ciudad pequeña, y entre el centro de formación y el centro hay unos quince minutos andando). Llegué, me enseñaron el club de forma rápida, y una charla con el cura.
Al salir me sentí como nuevo, como con una energía que antes no tenia. Desde aquel momento comencé a ir a la formación, a las charlas … Hasta hoy que soy uno mas de esta casa.

Parece una historia preparada, o sacada de alguna publicación de la Obra, pero es mi historia tal cual ocurrió.

Por cierto, mi amigo numerario se enteró de todo cuando ya había entrado como colaborador. Hasta esa fecha ni palabra. ¿Por qué? Quería ser yo el que entrase, el que viese las cosas. Y no que alguien me pudiese empujar.

Los caminos que Dios tiene para cada uno son insospechados.
Doy muchas gracias a Dios por tu vocación.
No tengo nada más que decir. Ya se ve cómo actúa la Gracia de Dios en las almas.

Vota esta noticia
 

Que me sigan lavando el cerebro

Una vez mi madre me dijo- mija tenga cuidado que le van a lavar el cerebro. Me asustè, ¿tonta yo eh? Y una buena amiga de la Obra me dijo- si es para amar a Dios con todo tu corazòn y toda tu alma, a mi que me lo  sigan lavando! Y para mì fue lo màs hermoso y lo que he guardado durante 12 años y màs…x siempre.

Marìa Eugenia


Gracias por tu testimonio.

Antonio.

Relacionados:

Cómo explico que no me han comido el coco a mis padres 

¿Vocación o lavado de cerebro? 

Antes o después de que te coman el coco 

¿Nos comen el coco todos los días? 

Dinero y lavado de cabeza 

Comer el coco 

Vota esta noticia
 

Soy del Opus Dei en Uruguay – Montevideo

En primer lugar decirte que acabo de descubrir tu web y tu blog; tefelicito, es estupendo. Soy de la Obra como tú desde hace muchos años, vivo en Montevideo, Uruguay. Estoy encantada de haber descubierto esto. Ya harè uso. De nuevo, Felicitaciones. Gloria P


Gracias por tus felicitaciones.

Para los que quieran saber algo más sobre la Obra en Uruguay, pongo algunos enlaces:

Opus Dei – TESTIMONIOS – “En Uruguay y desde Uruguay”

Opus Dei en Uruguay

Los Pinos. Promovido por personas del Opus Dei

Opus Dei – NOTICIAS – 50 años en Uruguay

Más enlaces de lugares relacionados con el Opus Dei en Uruguay:

Club Dayman (Montevideo; Uruguay)

Residencia Universitaria Montefaro (Montevideo; Uruguay)

Universidad de Montevideo (Montevideo; Uruguay)

Colegio Monte VI (Montevideo; Uruguay)

Instituto Preuniversitario de Montevideo (Montevideo; Uruguay)

Vota esta noticia
 

Vídeo: “Opus Dei, y tú qué dices?”

Te dejo el vídeo “Opus Dei: y tú qué dices?”, consiste en entrevistas por la calle, para saber qué se dice del Opus Dei, y luego entrevistas a personas del Opus Dei o cercanas a la Obra, que hablan de su vida en el Opus Dei. Me ha gustado mucho. Puedes visitar web del reportaje, para comprarlo o saber sobre el autor en www.ytuquedices.net

Tienes más vídeos como estos en opusdeivideos.org y en nuestrol canal de vídeos de youtube

Vota esta noticia
 

Mi vida cristiana no hubiera sido igual sin el Opus Dei

He encontrado este espacio y quisiera agradecer toda la ayuda que he recibido  del Opus Dei desde hace mas de 30 años. A lo largo de mi vida he encontrado amigas que han sido ejemplo de vida . No he sido llamada a tan bonita vocacion ,pero mi vida de cristiana y catolica no hubiera sido igual. Sin olvidar todas las otras personas que dentro de la Iglesia tambien han sido y son ejemplo de vida. Gracias a todos. Un gran saludo

 


Gracias por tu testimonio.

 

Antonio. 

Relacionados:

El Opus Dei me ayuda a tener clara la meta – testimonio 

Gracias a Dios por darme la vocación de numeraria auxiliar 

soy supernumeraria, con 5 hijos y muy agradecida 

Soy supernumeraria: estoy feliz con la vocación 

Siempre he contado con el apoyo de mis amigas de la Obra 

Mi vocación es de sacerdote y el Opus Dei me atrae mucho 

El 95 por ciento de “los opu” son muy buena gente 

Numeraria auxiliar: la joya de la corona del Opus Dei 

Era un cafre, me convertí y pité de supernumerario 

 

Vota esta noticia
 

Venía para estudiar música y encontró a Dios en el Opus Dei

Este chico de Nueva Orleands vino a España para estudiar en profundidad guitarra y el flamenco español. Además de ello, ha encontrado el Opus Dei. Te dejo con su testimonio que tiene de fondo la versión de Adeste Fideles compuesta por él mismo.

Ver el video.

Vota esta noticia