De la Misa de ayer

De la Misa de ayer Opus Dei

En la Misa de ayer, en mi parroquia, nos hablaban en la homilia sobre la amistad con Dios. Pensaba, en ese momento y ahora, que es lo que hacen dos amigos cuando están "peleados" o enfadados, lo solucionan pidiéndose perdón y vuelven a la normalidad. Me vino a la cabeza la confesión. Veo que, desde hace un tiempo (no siempre ha sido así), hay un sacerdote para confesar antes de cada Misa, pero veo que no va mucha gente a él; sin embargo sí observo los que van a comulgar y no se si debo alegrarme o no.
Pienso que hace falta hacer catequesis sin pensar que, cómo para nosotros es tan normal que así sea, los demás saben el por qué de las cosas. Hace poco me bajé para mi PDA el Catecismo para niños y de vez en cuando lo leo. Tengo un amigo brasileño, jugador de fútbol sala y además internacional por Brasil (cómo presumo), que dice que él va a Misa entre semana porque los domingos hay mucha gente, por mucho que le digo lo del precepto del domingo no hay nada que hacer. Solución, quedar con él, con su mujer y su hija, de un añito, para ir el domingo, luego aperitivo y comida de amigos.

Leo mucho en todos los sitios (prensa, internet, libros, …) que el hombre está abandonando a Dios, cada día un poco más lejos. La raiz de todo, en mi opínión, es el pecado. La poca importancia que damos a no estar en gracia de Dios, que es como verdaderamente somos amigos de Él. Nos acostumbramos a vivir lejos y, poco a poco sin darnos cuenta, estamos totalmente abandonados. Los Mandamientos nos parecen inaceptables, que no se pueden vivir o son para otros. El amor propio, la comodidad, el orgullo, la vanidad, la soberbia, el egoismo, se apoderan de nosotros sin darnos cuenta. El gran mundo de los sentimientos y de los afectos, pegamos nuestro corazón a cualquier cosa, se apodera de nosotros. Lo malo no es meter la pata, es dejarla dentro.

Luego están aquellos que dicen que no hace falta creer en Dios para ser bueno (es verdad), que si no exite el infierno, que si las religiones, que si patatín, que si patatán (me recuerda una canción de Manolo Escobar). El hombre está hecho para amar, para darse a los demás. En ocasiones y conozco casos, a esas conclusiones llegan personas que en otro tiempo eran piadosas, pero que el abandono, la relajación, el tragar carros y carretas, el pecado, les lleva a tomar posiciones de alejamiento. Pusieron su lucha en temas capitales y así les fue, en lugar de pelear la batalla en las cosas pequeñas del amor a Dios, que son las importantes.

Tenemos que enseñar a los demás lo que se pierden no tratando a Jesús en la Eucaristía y en la confesión y en estar dignamente preparados para recibirle . El punto 306, del Compendio del Catecismo, dice:

¿Por qué también los pecados veniales pueden ser objeto de la confesión sacramental?

La Iglesia recomienda vivamente la confesión de los pecados veniales aunque no sea estrictamente necesaria, ya que ayuda a formar una recta conciencia y a luchar contra las malas inclinaciones, a dejarse curar por Cristo y a progresar en la vida del Espíritu.

También convendría repasar lo que dice el Catecismo.

No hay más que añadir para aquellos que divulgan que sólo hay que confesarse cuando cometamos faltas graves. La Iglesia recomienda vivamente confesarnos de aquello que suponga una falta de generosidad con Dios para avanzar en la vida interior. ¡Qué tenemos que ser santossss!

¿Dónde está Dios? Está dentro de nuestros corazones, deseando que le busquemos y le encontremos ahí. Leí de San Agustín que Dios que te creó sin tí, no te salvará sin tí. ¡Bonito! La libertad, don de Dios.

Me falta por poner un testimonio, mío para variar, sobre el tema de la vocación. Quiero decir porque alguno me lo ha comentado, que yo no he tenido ni traumas, ni depresiones, ni nada y que tampoco estoy "atascado" en el pasado. Ya dije que pertenezco al mundo del deporte; cuando entrenaba y perdíamos un partido, todo el equipo queríamos cuanto antes jugar el siguiente encuentro y la semana se nos hacía muy larga, para demostrarnos a nosotros mismos y a nuestros adversarios, que había sido un accidente. El "partido" anterior lo perdí (me relajé, esto en el fútbol sala no lo perdona el rival), pero para este que ya se que tengo que confiar más en Dios, ¡lo voy a ganar!. Intentaré aprovechar al máximo los medios de formación que tengo a mi alcance, junto con la dirección espiritual que, porque me da la gana y así quiero que sea, la llevo con un sacerdote del Opus Dei.

También quiero decir, que en mi propia experiencia he vivido lo que he dicho. Cuanto más cerca se está de Dios, más feliz es uno y más libre. Propósitos concretos: todos los días un ratito de oración y hacer un breve examen de conciencia por la noche. Esto, con una buena dosis de humildad.

Hoy, más que nunca, este es uno de mis charcos.
Vota esta noticia
 

Seguir caminando

 Seguir caminando Opus Dei

Procurad adquirir las virtudes que creéis que faltan en vuestros hermanos, y ya no veréis sus defectos, porque no los tendréis vosotros. (San Agustín. Enarrationes in Psalmos, 30,2,7).

Es casi propio de la naturaleza humana hacer una valoración crítica de lo que nos rodea. Esto nos puede llevar a buscar las causas de algunos de nuestros males en el exterior sin pensar, o por lo menos sin profundizar lo suficiente, en la posibilidad de que algunas de esas causas provengan por nuestro comportamiento.

Yo no deseo convertirme en un defensor –tampoco hace falta- del Opus Dei, pero sí que después de leer y escuchar a los demás, también me apetece contar mis experiencias. Tengo la suerte de haberlas vivido en primera persona, por lo tanto nadie me va a engañar y no hay nada que se quede en el camino. Alguno dirá que sigo bajo las redes opusinas y que manipulan mi cabeza para escribir esto o pensar como pienso. Otro argumento que pueden decir, es que soy un sentimental que añora su pasado y que no soy capaz de salir de él. La mejor respuesta a esto sería que pasáramos un día juntos, es posible que un día pueda valer, para que pudieran percibir que no es así. ¡Vaya que no es así!

Tengo una máxima, ya le expuse en alguna ocasión: mi alma es entre Dios y yo. A mí, por lo menos a mí, la Obra me sirvió para conocer al Señor, si esto es así ¿puede ser mala? Si una persona tiene trato con Dios –trato sincero-, mediante los Sacramentos y la oración, no la veo capaz de faltar a la caridad, sin entrar a valorar si también puede estar faltando a la justicia. En todo caso, no hacer lo que critico o no hacer lo que no me gustaría que me hicieran.

Con quince años pedí la admisión en el Opus Dei, porque quise, de esto me acuerdo perfectamente. Casi doce años después me fui, también cuando quise. Nunca me sentí coaccionado. Recuerdo cómo el director del centro me intentaba ayudar. Hay que reconocer que en época de rebelión a uno la voluntad le falla –somos poco objetivos con nuestra alma, posiblemente esto sería más certero decir- y no era capaz de ver más allá de mi propia conveniencia. Es como los padres hacen con sus hijos pequeños, como estos no tienen voluntad para hacer las cosas (comer, por ejemplo), los padres la ponen por ellos.

El pasado. Dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor, no estoy de acuerdo del todo o por lo menos no siempre, considero que cualquier tiempo pasado fue distinto. En mi caso, en unas ocasiones para dar gracias y en otras para desagraviar, también me río. Lo peor no es haber dejado la Obra, lo peor es todo ese tiempo que estuve sin querer a Dios. Agua pasada no mueve molino, esto si que es verdad. No me preocupo del pasado –ya no puedo hacer nada-, tampoco del futuro –no se qué pasará-, pero sí que me interesa el presente, el día a día. Desde luego, no podemos consentir que por pensar en el pasado nos quedemos parados en/con nuestras vidas.

Tengo un amigo que es jugador de fútbol sala de alta competición, concretamente portero. Últimamente no juega mucho, me llamó una noche de la semana pasada para desahogarse ya que lo está pasando mal (se pasa mal, de verdad, cuando uno piensa que no valoran su trabajo y su esfuerzo). Después de escuchar, le dije dos cosas. La primera, que tenía que ser un profesional y acatar las decisiones de su entrenador y que no pudieran tener reproche de él con respecto a su manera de entrenar y su compañerismo. La segunda cosa que le dije fue que hablara con el entrenador y le expusiera todo lo que pensaba, que no dejara en su cabeza nada que luego le pudiera dar quebraderos de la misma, así evitaría juicios sobre algo en lo que es posible que él viera unas cosas que no había. Después de hablar con él, me escuché a mi mismo y pensé: esto me suena ¿por qué no lo haré yo con mi vida?

Vota esta noticia
 

La llamada de Dios

Si quieres conocer a una persona, no le preguntes lo que piensa sino lo que ama. (San Agustín).

Como modos hay de enamorarse.

Vota esta noticia
 

¿Damos un paso más?

¿Damos un paso más? Opus Dei

A la hora de comenzar a escribir siempre me pongo con una ligera idea, a veces muy remota, de lo que quiero plasmar. Lo que peor llevo son las primeras líneas, pues en ocasiones con la introducción hecha he cambiado sobre la marcha de tema. No se si esto también os ocurrirá a vosotros.

Es cierto, es un hecho viendo la fecha del último post, que hace tiempo que no he "colgado" nada. No por ello he dejado de visitar los clásicos de la red, dejando algún que otro comentario, pocos vale. Hoy tengo varias ideas en la cabeza, pero hay una, sobre todo una, que me ronda bastante últimamente: catequesis.

Más de una vez hemos escuchado que no hay nada más cierto que lo que te enseña la escuela de la vida. Una de las conclusiones a la que podemos llegar, por lo menos yo, es que en este mundo no se trata tanto de convencer a alguien, sino de demostrarles. También aprendí que no hay que dar nada ni por sabido ni por supuesto. ¡Cuánta verdad!

No hace falta más que escuchar, o leer, las noticias cada día. Poco a poco intentan sacar –alejar- a Dios de la persona. Por eso tenemos que “utilizar”, qué mal suena ¿no?, el cara a cara, que lo que decimos tenga sintonía con lo que vivimos. ¿Por qué nos avergonzamos de nuestra condición de cristianos? ¿Luego nos lamentamos de lo que pasa?

También, aunque tengo que seguir pensando sobre estos temas, hay bastante de comodidad -sin generalizar, claro- cuando se dice que se pierde la fe; me falta libertad; no tengo paz… Si me preguntas, ¿cuándo has sido verdaderamente feliz? No tengo más remedio que responder la verdad: cuando más cerca de Dios estaba. En esos momentos, en el trato sincero con el Señor, uno siente la auténtica libertad, la auténtica paz. Dejamos de tener esos sentimientos, cuando cambiamos el orden de valores, cuando anteponemos el yo a cualquier circunstancia y dejamos a Dios y a los demás aparcados. Entonces entra nuestra vena crítica de todo y lo único que tenemos que realizar no lo hacemos: examen de conciencia y ser sinceros para encontrar en nosotros mismos “las causas” de los defectos de los demás.

Al final, ¿veis?, no escribí de lo que de verdad quería Se que tengo que actualizar más este blog, pero también podéis visitar el apartado de “otros blogs”. Al tiempo, que es de los mejores aliados que tenemos, o no. Se verá, depende de cada uno, de nadie más.

Vota esta noticia
 

Aprovechando la fiesta de hoy

Aprovechando la fiesta de hoy Opus Dei

El ser como niños, como nos dice el Señor en el Evangelio, no supone hacer un ejercicio de inmadurez, que algunos así lo pueden interpretar. Supone más bien, un fiarse y abandonarse en Dios, y mostrar una actitud filial como la tienen los pequeñajos con sus padres. Pedir como piden los niños, con toda su sencillez y espontaneidad. Con toda naturalidad.

En nuestro porte debemos ser maduros, con los seguros errores que podamos cometer, pero que sean más bien fruto de nuestra debilidad más que de nuestra maldad. Siempre podemos, debemos, recomenzar, como decía San Josemaría, cada vez que hago un acto de contrición, recomienzo. Más o menos así lo leí en uno de los libros que escribió para que nos apoyáramos en ellos y así abrir nuevos horizontes en nuestra oración y en nuestra lucha diaria.

La fotografía es del equipo que este año llevo, ya véis lo grandes que son. Empatamos a seis y la verdad que las sensaciones que me quedaron fueron mejores de las que suponía. Hay que confiar más en los demás. Con el encuentro me hago una idea mejor de las cosas a trabajar para que este pedazo de jugadores evolucionen en la técnica del fútbol sala.

Reconozco que la hora que les entreno, es para mi como estar en el recreo, me ayudan a desconectar de los “problemas”. También reconozco que el sábado en el partido me tuve que contener para no dar algún grito, por estar acostumbrado a los “grandes”. Dos de los goles que nos hicieron fueron por dos acciones desafortunadas del gran Juan, ¡no pasa nada! (¿dónde habré leído esto hace poco?) dije, para aprender también hay que equivocarse a veces. Luego, algún comentario al resto de los niños para que le ayudaran a la hora de salir con el balón controlado.

Hoy es Santa Teresa de Lisieux, de la que tanto podemos aprender por caminos de infancia espiritual y abandono.

Vota esta noticia
 

Dichosos

Dichosos Opus Dei

Santo Tomás Moro (1478-1535).

DICHOSOS los que saben reírse de sí mismos, porque no terminaran nunca de divertirse.
DICHOSOS los que saben distinguir una montaña de una piedra, porque se evitaran muchos inconvenientes.
DICHOSOS los que saben descansar y dormir sin buscarse excusas: llegaran a ser sabios.
DICHOSOS los que saben escuchar y callar: aprenderán cosas nuevas.
DICHOSOS los que son suficientemente inteligentes como para no tomarse en serio: serán apreciados por sus vecinos.
DICHOSOS los que están atentos a las exigencias de los demás, sin sentirse indispensables: serán fuente de alegría.
DICHOSOS ustedes cuando sepan mirar seriamente a las cosas pequeñas y tranquilamente a las cosas importantes: llegaran lejos en esta vida.
DICHOSOS ustedes cuando sepan apreciar una sonrisa y olvidar un desaire: vuestro camino estará lleno de sol.
DICHOSOS ustedes cuando sepan interpretar con benevolencia las actitudes de los demás, aún contra las apariencias: serán tomados por ingenuos, pero es el precio justo de la caridad.
DICHOSOS los que piensan antes de actuar y rezan antes de pensar: evitaran muchas tonterías.
DICHOSOS ustedes sobre todo cuando sepan reconocer al Señor en todo los que se encuentran: habrán logrado la verdadera luz y sabiduría.
Vota esta noticia
 

Aprovechemos cada momento

Aprovechemos cada momento Opus Dei

Continuamente estamos bombardeados por anuncios sugerentes, estos nos pueden llevar a plantearnos necesidades que hasta ese momento no habíamos reparado. Añadamos también el cúmulo de noticias duras, trágicas, dolorosas, desagradables -no pararíamos en seguir poniendo calificativos- que se dan diariamente. Desgraciadamente podemos caer en una dinámica de dar como normal las dos cosas: a "embotarnos" con anuncios y a acostumbrarnos a las noticias.

Nosotros, por cristianos, estamos obligados a permanecer con "piel fina" ante lo que nos rodea. Como en ocasiones escuché, a mayor presión exterior, más presión interior: mas vida interior, más unión con Dios. No crearnos necesidades y saber vivir como caballeros cristianos.

Si detrás de cada persona fuéramos capaces de ver un alma, la percepción de los hechos tomaría otra dimensión. Cada acontecimiento que una persona emprende puede desembocar en unos resultados que dependerá de la rectitud de intención con que lo haga. Por eso, para nosotros es vital el esforzarse en vivir la presencia de Dios, dar una dimensión sobrenatural a cada quehacer. Nada resulta indiferente a los ojos de Dios.

El otro día en Misa, se leyeron unas palabras del Señor en las que decía, más o menos, no me habéis elegido a mí, sino yo a vosotros. Cada uno de nosotros se puede considerar indigno de esta predilección de Dios hacia nosotros, supone una llamada individual para "ayudarle" en la Redención, a un Dios que no nos necesita pero que nos quiere y quiere que le queramos. Después estará la personal correspondencia generosa a ese beso del Señor en la frente como signo de cariño, como muestra de Padre hacia nosotros, sus hijos.

Otra frase que me conmueve cuando la considero es aquella que viene a decir, también es más o menos pues escribo de memoria, Yo te he redemido, te he llamado por tu nombre, tú eres mío. ¿No nos entra un algo por la tripa, por el corazón y la cabeza, al escucharla o al leerla? A mí, sí.

El tiempo ha pasado rápido, a más mayor dicen que más rápido. Me han ocurrido y he visto muchas cosas. Eso de que pocas cosas me sorprenden podría decirlo, pero por precaución -siempre es poca- conviene no hacerlo. ¿Cambiaría cosas del pasado? Sí. ¿Me lamento? No, porque no sirve para nada. El perdón lo busqué en la confesión y el futuro depende de mi lucha diaria. Una vez leí en un periódico, ponen frases "lapidarias" en la cabecera de la primera página: un fracasado es un hombre que ha cometido un error, pero no es capaz de convertirlo en experiencia. Me gustó.

Ahora ha llegado una etapa un tanto gris, "cosas humanas". Es un buen momento para abrazarse a la Cruz de Jesús y comprobar, objetivamente, que nada son mis rasguños comparados con sus heridas, y dejarme ayudar para llevar ese peso. Además estamos en el mes de María, ¡Madre de Dios y Madre nuestra!. Este tiempo en el que nos esmeramos más en su trato también es un buen argumento para invitar a nuestros amigos y hacer una romería a la Virgen con ellos. Aprovechemos ese momento para presentárselo a María y que su corazón se decida a amar a Dios.

Para finalizar, el punto 278 de Camino, uno de los libros del Fundador del Opus Dei que procuro tener a mi lado: Ten presencia de Dios y tendrás vida sobrenatural.
Vota esta noticia
 

Retazos del fin de semana

El fin de semana muy bien, gracias. Me alegró muchísimo que en el curso de retiro hubiera un cubano, de Cuba. Lleva catorce meses en España, vino con su mujer. Hay que encomendar que sus dos hijos puedan salir de allí, ahora viven con los abuelos. Por la edad del mayor, casi 18 años, parece algo complicado pues está en edad militar, la pequeña tiene 11 años. Le di mi palabra que mis amigos blogueros le ayudarían en esta causa rezando por el asunto. Él se lo está pidiendo con fe a San Josemaría, pues el problema no es que no puedan salir por falta de recursos económicos, si no por falta de libertad. También estuvo otro de Valladolid, está más cerca que Cuba. Me hacía gracia escucharle, por el acento más que nada (que no se enfaden Altea y Mara). Hay que reconocer que tenéis un acento pronunciado. Por lo demás muy bien. Hoy he intentado contactar con dos amigos que hacía tiempo no sabía de ellos. Uno marchó al Perú y allí sigue, he hablado con su madre y me comenta que se ha casado con una peruanita y ya tienen tres niños. El segundo, sigue por Madrid, hablé con su mujer, tienen dos criaturas. Se que tendré que hacer más esfuerzos yo que ellos para vernos, es lo bueno que tenemos los solteros. Bueno, depende, dirán otros. Para mi no, cuestión de ¿gustos?

Vota esta noticia
 

Documental – Viaje fantástico al interior de la gestación múltiple

Documental   Viaje fantástico al interior de la gestación múltiple Opus Dei

Cuando esta mañana venía hacia la oficina, me salió la vena curiosa (y posiblemente mal educada) de mirar, cuando un compañero de metro iba leyendo un periódico gratuito. La imagen me llamó mucho la atención, pues no estoy acostumbrado a que en la prensa salga este tipo de documentos gráficos, ¡TAN LLENOS DE VIDA!, es la imagen que pongo. No pude leer nada, a ver si hacen las letras del texto más grandes.
Revisando la prensa digital, me encuentro en ABC de qué iba el tema. Parece prometer.

 

Vota esta noticia
 

Un nuevo ciclo, un nuevo reto

Un nuevo ciclo, un nuevo reto Opus Dei

En la foto se ve a Natalia (es internacional absoluta) y Rocío, de espaldas está Isa, Bego también aparece

Pues sí, acepté la oferta. El jueves pasado fue mi primer entrenamiento con las chicas y el sábado jugamos en Orense, ¡qué frío que hacía!. Perdimos, pero las sensaciones son muy buenas, hay un auténtico equipazo y jugadoras con una calidad excepcional que nada tienen que envidiar a alguno de la división de honor o de plata. Han venido conmigo al equipo mis amigos Manolo's para el cuerpo técnico.
Ni que decir tiene que ya he creado un blog, el otro ya no lo llevaré yo -pero seguirá siendo mi club-, iré actualizando según vaya conociendo más detalles sobre este mundo tan apasionante del fútbol sala femenino. De momento, bien, no se qué decir, contento estoy, pero estar con doce mujeres no se yo, ya escribiré sobre cómo va el asunto.
Como casi todo, procuro trasladar los detalles a mi vida personal, qué puedo aprender. De mi marcha de Tres Cantos, dejo grandes amigos, pocos pero muy buenos, me lo han demostrado durante estos cuatro días. Han sido siete años allí con muchas experiencias, con todo tipo de acontecimientos, momentos buenísimos y alegres, otros con amargura y decepciones, pero todos llevados con espítiru deportivo y humano, procurándolo en cualquier caso. Con espíritu sobrenatural lo llevábamos dos o tres, ahí pude hacér más.

Eso sí, llevo unos días en los que tengo mucho más presente a mi madre, a mis tres hermanas y a mis tres sobrinas, todo con tal de alcanzar a comprender mejor la psicología de la mujer. Dicho así, me parece como que no queda como muy bien, pero apelo a vuestra inteligencia y saber para que no se entienda esto, de ninguna de las maneras, como un comentario con otras intenciones. La ilusión es enorme y ya os tendré al tanto de cuando se celebre la Copa de España Femenina, Pinto es el organizador y cuenta con plaza fija.

Hacía tiempo que no utilizaba la web http://www.misas.org/ para los horarios de Misas en mis viajes y tuve suerte pues había prontito muy cerca del hotel, con un retablo precioso.
Vota esta noticia