Dirección espiritual

A mi, por lo menos a mi, nunca me han obligado a que mi dirección espiritual la llevara un sacerdote de la Obra. Ni jamás me he sentido coaccionado, ni condicionado, porque así fuera. Pero si que voy a contar mi experiencia personal de lo que me sucedió cuando estaba en el club de fútbol sala de Tres Cantos.

Antes de ir a visitar la escuelas que teníamos, hacía un rato de oración en una parroquia que está junto a una de las instalaciones donde realizábamos las actividades. Había un sacerdote, no era -ni es- del Opus Dei, y decidí hablar con él un día para ver si podía confesarme con él y que fuera mi director espiritual. Así lo hice.
D. Arturo, así se llama, conocía la Obra. Le comenté el plan de vida que realizo -de este procuraré hablar la próxima ocasión-, que yo había sido del Opus Dei -me comentó un poco la idea que tenía de la Obra- y varias cosas sobre mi que a vosotros no os voy a contar. Después de escuchar me comentó "tienes mas exigencia que un religioso". Le precisé que para mi cada una de esas prácticas de piedad no suponía una obligación y que era -soy- consciente que ni siquiera es pecado el no hacer -¡hacer!- alguna de ellas. Pero que sin embargo si vería una falta de generosidad con el Señor si yo no hubiera puesto todo el esfuerzo posible por encontrarle en esas normas de piedad. Y es eso, en mi opinión, las normas de piedad son encuentros íntimos con Dios o con la Virgen María. Lo entendió y guardo muy buen recuerdo de él.

Ya no estoy en Tres Cantos, me fui en diciembre a la otra punta de Madrid: a Pinto. Pero si que tengo claro que lo ideal es dejar que el alma de cada uno la dirija alguien que pueda conocer la espiritualidad con la que intentamos vivir nuestra condición de cristiano. Nos podrá entender mejor y, seguramente, podrá ayudarnos también mejor. Pero cada uno es libre. Yo lo sigo siendo.
Vota esta noticia
 

Opus Dei al día

En esta web también podréis encontrar muchos libros para descargar y otros dos blogs. Os copio una explicación de la página que aparece en la home de la página:

Esta web nació con el deseo de dar a conocer la realidad del Opus Dei, para todos aquellos que buscan saber más sobre esta institución de la Iglesia Católica.
Pensamos que muchas veces el desconocimiento es la causa de las incomprensiones.
Por este motivo, alojamos algunos blogs, 2 de ellos realizados por miembros del Opus Dei:
Soy un numerario: responde preguntas de los lectores y cuenta su experiencia personal dentro de la Obra.

Críticas: una respuesta personal: blog no "oficial" con preguntas y respuestas, que escribe un miembro de la Obra.

Anti Opus: desmantela varias acusaciones contra "el Opus".

También puedes consultar las novedades de todos los blogs.

Además, podrás encontrar más información útil sobre esta Obra de Dios:
¿Qué es el Opus Dei?

Testimonios.
Preguntas variadas – FAQ. Ofrecemos la posibilidad de descargar más de 100 libros relacionados con la Obra o la vida crisitana:

Libros sobre el Opus Dei.
Documentos de Benedicto XVI.
Obras de Juan Pablo II.
Sagradas Escrituras.
Para hacer oración.
Clásicos de espiritualidad.
Obras actuales.

Magisterio de la Iglesia Católica y Teología …y libros de otros temas que pueden ser útiles para cualquier internauta:

Libros de todo tipo en Isilo para palm y pocket pc.
Libros de auto-ayuda.
Obras literarias célebres.
Informática: programas y documentos.
Varios.

Vota esta noticia
 

Pensar y obrar

(Foto del blog de mi amigo David del Fresno).
Dicen que cuando a uno le impacta algo de lo que lee, que le deja su conciencia tocada, puede ser porque en eso patina el menda. Casi seguro. Para dormir tengo dos recursos, además del de contar ovejas, uno es leer cosas que tengo en la pda y la otra es escuchar la radio en plan tertulias.

Tengo libros de casi todo, los hay en la red y para otros me busco la vida, eso del Isilo está bien. El otro día leí a San Agustín y me encontré con esto: "Pues yo canto, dirás. Sí ya se que cantas, te oigo. Pero mucho cuidado no sea que tu vida sea un testigo contrario a tu lengua. Cantad con la voz, cantad con el corazón, cantad con la boca, cantad con la conducta,"cantad al Señor un cántico nuevo". Vosotros preguntáis que debéis cantar para el que amáis, y buscáis que alabanzas cantarle… La alabanza que hay que cantarle, es el mismo cantor. ¿Queréis cantarle alabanzas a Dios? Que la canción seáis vosotros mismos. Vosotros sois su alabanza si vivís rectamente". (Sermo 34 in VT, 5-6). Unidad de vida, aquí dejo un enlace sobre escritos de san Josemaría Escrivá de Balaguer.
También, cuando alguien en su día mantuvo una vida de piedad, me pregunto cuándo dejó de haber cariño en esas prácticas, para pasar a ser cumplimiento y luego sentirse coaccionado. No me cabe en la cabeza que uno por rezar, por tener trato con Dios, no se sienta libre ¡no me lo creo!. ¿Cuánto hay de uno mismo? Me callo la respuesta, pues la he vivido en mis carnes. Tampoco me creo una frase, más o menos dicha así, que los que rezan, algunos, intentan sustituir la fe por la piedad, y ¿qué es sino la piedad el medio para tratar a Dios, como lo es a su vez la palabra, y los detalles -grandes, medianos y pequeños-, para tratar a la persona amada? ¿hay otra manera de querer al Señor sino con el trato íntimo y personal en la oración y en los Sacramentos?

Ojo, que nuestra vida no sea testigo contrario a los que dice nuestra lengua… o escribe nuestra mano.
Vota esta noticia
 

¡Vaya semanita!

¡Vaya semanita! Opus Dei

Termina una semana un poquito complicada. No todo ha salido de acuerdo a las expectativas que me había creado en ciertas materias, pero bueno, casi lo conseguimos.

Hablando con un amigo, me afirmaba que ser santos es hacer la voluntad de Dios. Me hizo pensar este comentario. ¿Qué significado doy a lo que hago, a todo lo que hago? No cabe duda que si en nuestro obrar actuáramos con rectitud de intención, buscando la voluntad de Dios, muchos de nuestros problemas de ahora no alcanzarían el grado de "problema", serían "inconvenientes" o "pequeños imprevistos".

En nuestro trato con los demás debemos ser comprensivos, que los demás se sientan con confianza para que les ayudemos a solventar sus "problemas". En la medida que nuestros amigos vean en nosotros personas de criterio, que somos coherentes siendo nuestro vivir de acuerdo a nuestro pensar, que estamos alegres, que somos trabajadores. Si lo ven en nosotros, estaremos siendo verdaderamente buenos instrumentos de Dios. Como el bisturí en manos del cirujano.

Es necesario que tomemos fuerza. Esta la encontraremos en los Sacramentos y en la oración. La Iglesia tiene muchos caminos a elegir, cada uno debe encontrar y seguir el suyo, pero TODOS tienen estos medios: encuentro personal e íntimo con el Señor. Encontrar y acudir también a Santa María y a San José, aprovechemos su ascendencia sobre el Señor para conseguir, si Dios quiere, aquello que nos ayude para avanzar en nuestro caminar.

Por fin encontré el punto que buscaba (¡gracias Daniel!):

Un secreto. —Un secreto, a voces: estas crisis mundiales son crisis de santos.

—Dios quiere un puñado de hombres "suyos" en cada actividad humana. —Después… "pax Christi in regno Christi" —la paz de Cristo en el reino de Cristo. (Camino, punto 301).
Vota esta noticia
 

Nadie da lo que no tiene

Nadie da lo que no tiene Opus DeiDiariamente recibo, hay que suscribirse, de la oficina de información del Opus Dei una selección de textos de San Josemaría. Los de hoy, me parecen muy apropiados para incluirlos en este blog, después de haber escuchado el evangelio correspondiente a la Misa de este domingo, donde el Señor le pregunta por tres veces a San Pedro ¿me amas?:

Convéncete: tu apostolado consiste en difundir bondad, luz, entusiasmo, generosidad, espíritu de sacrificio, constancia en el trabajo, profundidad en el estudio, amplitud en la entrega, estar al día, obediencia absoluta y alegre a la Iglesia, caridad perfecta… –Nadie da lo que no tiene. (Forja, 927).

No lo olvides: tanto mejor convencemos cuanto más convencidos estamos. (Forja, 929).

"No se enciende la luz para ponerla debajo de un celemín, sino sobre un candelero, a fin de que alumbre a todos los de la casa; brille así vuestra luz ante los hombres, de manera que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos".Y, al final de su paso por la tierra, manda: «euntes docete» –id y enseñad. Quiere que su luz brille en la conducta y en las palabras de sus discípulos, en las tuyas también. (Forja, 930).

¿Que es vieja esa idea del catolicismo, y por tanto inaceptable?… –Más antiguo es el sol, y no ha perdido su luz; más arcaica el agua, y aún quita la sed y refresca. (Forja, 937).

Algunos no saben nada de Dios…, porque no les han hablado en términos comprensibles. (Forja, 941).

Créeme, el apostolado, la catequesis, de ordinario, ha de ser capilar: uno a uno. Cada creyente con su compañero inmediato. (Forja, 947).

Vota esta noticia
 

Hoy es viernes

Hoy es viernes Opus Dei

Procurando ser fiel a lo que me comprometí conmigo, toca la cita del Fundador del Opus Dei. En su día, hace unos siete años, la escribí en mi agenda (entonces no tenía ni idea de la tecnología de las PDA o Pocket Pc), y en esos momentos me vino muy bien. Está tomado de Vía Crucis, corresponde al comentario 2 de la VII Estación:
"Ese desaliento, ¿por qué? ¿Por tus miserias? ¿Por tus derrotas, a veces continuas? ¿Por un bache grande, grande, que no esperabas?
Sé sencillo. Abre el corazón. Mira que todavía nada se ha perdido. Aún puedes seguir adelante, y con más amor, con más cariño, con más fortaleza.
Refúgiate en la filiación divina: Dios es tu Padre amantísimo. Esta es tu seguridad, el fondeadero donde echar el ancla, pase lo que pase en la superficie de este mar de la vida. Y encontrarás alegría, reciedumbre, optimismo, ¡victoria!".

Los católicos tenemos la inmensa suerte de tener el Sacramento de la Confesión, partimos de cero cada vez que acudimos a él. Tenemos que cuidarlo y amarlo, Dios perdona nuestras faltas de generosidad. Nos ayudará a avanzar en la vida interior e ir descubriendo un mundo más maravillo en el trato con Dios, acompañándolo de la oración y de la Eucaristía conseguiremos ser más felices y sabremos darnos más y mejor a los demás.

Hoy he leído un blog en el que hablaba sobre la vida de infancia o del ser niños. Uno de los problemas del hombre es creerse autosuficiente (soberbia) y cuando eso ocurre nos solemos pegar un tremendo batacazo. Este punto también habla de la filiación divina.

Respecto al hijo de mi amigo, deciros que ayer a las 2 de la madrugada tuvieron que operarle urgentemente por problemas en uno de sus pulmones y la situación era complicada. Los padres quisieron bautizarle antes de ser intervenido (¡esto es testimonio!), consiguieron que el capellán del Hospital apareciera a esas horas. Pablo, que así se llama el chaval, ha salido bien, los médicos así se lo comentaron a los padres y evoluciona favorablemente, ¡gracias a Dios!; aunque ayer por la tarde se encontraba en la UCI, normal. Gracias por acordaros, seguid en ello.

Buen fin de semana a todos y abrigaros bien.
Vota esta noticia
 

Espíritu deportivo

Espíritu deportivo Opus Dei

Me ha llamado la atención que tanto en Forja como en Surco (ambos libros del fundador del Opus Dei), en el punto 169 se haga referencia al deporte. El primero en el capítulo de derrota y en el segundo en el de lucha.
En los deportistas de alta competición la exigencia es enorme. Sesiones de entrenamiento diarias, dobles en ocasiones repartidas en mañana y tarde; cuidado de la alimentación; cuidado del descanso … Todo con una gran dosis de dedicación y sacrificio, dirigido a obtener un buen resultado cada fin de semana. Un montón de horas de trabajo que se reflejarán en el electrónico de un marcador. Hay que superar a un rival y hacerlo mejor que él en el plano técnico, táctico, físico y psicológico.
Después vendrá el análisis del partido. Si se ganó la objetividad se puede perder por la euforia de la victoria y podemos no tener en cuenta pequeños detalles: concentración, lucha, atención … que como hemos ganado no damos la importancia debida y sin embargo pueden ser el inicio de un desastre posterior por suponer el comienzo de ciertos hábitos. Si se pierde, se profundiza mucho más: en qué jugador me equivoqué con el cambio, cómo no pude ver lo que intentaba hacer el entrenador contrario, cómo no preparé mejor el partido, ¿habrán descansado suficientemente los jugadores?, … Una tremenda comedura de cabeza. Hay veces que apenas se duerme después de un encuentro.
Lo bueno en el deporte es que el siguiente fin de semana tendremos la oportunidad de otro partido y cinco días de trabajo para superarnos en lo que que nos salió mal y mejorar en los pequeños detalles. Todos deseamos con ganas que llegue el sábado, o el domingo, para volver a jugar. Preparamos más concienzudamente el próximo encuentro. Al final del mismo, nuevo análisis. Así todos los fines de semana, al término de la temporada llega la evalución final: si se han cumplido los objetivos previstos, quién ha estado (comenzando por el entrenador) a la altura de lo esperado y plan de actuación a seguir.
En el deporte como en la vida. Lo que en el deporte llamamos analizar, en nuestra lucha diaria lo llamamos examen de conciencia. En el deporte tenemos que ser objetivos, en el examen hay que ser sinceros. Además tenemos la suerte de la confesión, de la Eucaristía, de los Sacramentos en definitiva, también de la oración y de otras prácticas de piedad para tratar a Dios. ¡Dios no se cansa de nuestras infedelidades! ¡Dios no estresa ni nos hace poner nerviosos!, si tenemos esas sensaciones (posiblemente generalice demasiado) es que tenemos mucho de nosotros mismos en esa relación con el Señor, que nos buscamos a nosotros mismos en lugar de buscarle a Él sinceramente.
Nuestros problemas no dejarán de existir, pero sí que serán más ligeros si nos abandonamos en Dios. No por ello hay que relajar nuestra lucha, hay que exigirse como cualquier deportista de élite. Somos de la élite, ¡somos hijos de Dios!.
Tengo que daros una buena noticia, Pablo (el hijo de mis amigos que nació prematuramente) es muy posible que le den hoy el alta. Gracias por rezar por él.
ÚLTIMAS NOTICIAS: ¡¡PABLO HA SIDO DADO DE ALTA!!
Vota esta noticia
 

Web en árabe.

Web en árabe. Opus Dei

Devoción al Fundador del Opus Dei: una web en árabe.

Este tipo de cosas son las que hacen a uno sentirse universal, del mundo, te llenan de optimismo y de querer llegar a más almas para que conozcan más a Dios y a su Iglesia.

 

Vota esta noticia
 

Videotestimonios sobre el Opus Dei

Videotestimonios sobre el Opus Dei Opus Dei

A continuación proporciono el enlace sobre una web donde se recogen videotestimonios sobre el Opus Dei.

 

Vota esta noticia
 

Recomenzamos

Recomenzamos Opus Dei

Asumo el riesgo de que lo que vaya a escribir hoy pueda ser interpretado, por algunos, como un síntoma de melancolía. Nada de eso.

Somos dados a poner por encima de los hechos –y de las personas también- nuestra propia valoración, aquella que sacamos de las cosas que ocurren en nuestro entorno. Nos consideramos capaces de saber interpretar a la perfección cada detalle. Por ejemplo –siento mucho poner esta comparación-, si mi problema de escribir o no, fuera el que tengo varios blogs, la solución sería fácil, con dejar unos cuantos en el camino ya estaría. Esa no es la solución, porque tampoco es el problema.

No deseo desviarme de lo que me gustaría dejar dicho hoy. Soy cooperador del Opus Dei, está más que comentado en varios sitios de este mismo blog. Aunque alguien opina que estoy “manipulado” para hablar bien de la Obra, tampoco hay nada de cierto en esto. Es más, por el centro donde recibo los medios de formación –porque quiero recibirlos- voy una vez a la semana, y no siempre puedo ir por otras cuestiones.

Este blog dará un ligero cambio en la forma de expresarse. Con ejemplos claros sobre la vida cristiana, intentaré que sean claros. Sobre cómo viví y vivo aspectos del espíritu del Opus Dei. Hablaré de temas –vaya forma de definirlos- que están en la boca y en la cabeza de personas que los utilizan para atacar a la Obra.

Ya anticipo que, después de tantos años que no soy del Opus Dei, cuando leí el Compendio del Catecismo, ahí estaban claramente algunos aspectos como algunas prácticas de piedad, la oración o la confesión, que a mi me enseñaron a vivirlos –¡a vivir!, de esto también se hablará- en el Opus Dei.

Vota esta noticia