SÍ A LA VIDA Y AL AMOR

A finales del mes del febrero, en la consulta del ginecólogo, un matrimonio recibió la noticia de que su quinto hijo, tiene el síndrome de Down. Además, a los pocos meses de su nacimiento, deberá ser operado de una grave lesión de corazón.
Esta noticia, que a muchos matrimonios les supondría tomar una drástica decisión, fue acogida con una gran paz, y lo que en un primer momento parecía una pesada losa, fue convirtiéndose en una serena y generosa aceptación .

Esa misma noche, transmitieron a sus hijos (el mayor de 11 años) la noticia, que fue recibida con emoción. Estos, al mirar a los ojos de sus padres, comprendieron que Alfonso (que así se llamará) será recibido con mucho cariño, por parte de todos y de cada uno.

Los que tenemos la suerte de contar con la amistad de esa familia, nos sentimos orgullosos de esa amistad, y nos vemos muy poca cosa ante su generosidad y grandeza de corazón.

Ante la mezquindad y visión hedonista de la vida, surge con radiante resplandor el emocionante ejemplo de esta familia (y tantas otras), que afirman con su vida diaria, un sí a la vida y al amor.

Vota esta noticia
 

Educación del carácter

Es obvio que cada cual tiene su propia personalidad, la cual responde a una combinación de temperamento y de carácter, siendo este último el que obedece a una serie de influencias, de tipo familiar, social, cultural, etc.

Si diferenciamos a unas personas por su buen o mal carácter, resulta patente que interesa sobremanera, poner esfuerzo en la educación del carácter, ya que este marcará notablemente a la persona.

Hoy día, parece que los padres sólo conceden importancia al desarrollo intelectual de sus hijos, preocupándose exclusivamente por las notas conseguidas, y esto es un peligroso error, ya que la formación de los hijos, debe incluir todas sus dimensiones.

A los hijos se les debe ayudar en la formación de unos hábitos sólidos y bien arraigados, que les ayuden a ser personas de criterio, que toman sus propias decisiones, evitando que otros las tomen por ellos.

Es verdad que la sociedad necesita grandes intelectuales y excelentes profesionales, pero necesita mucho más a buenas personas.

Vota esta noticia
 

FAMILIA Y SOCIEDAD

A pesar de las dificultades con las que se enfrenta, la familia sigue siendo hoy por hoy el lugar fundamental y básico para la inmensa mayoría de las personas.

La familia es el mejor lugar para vivir y para convivir, para amar y ser amado. Es el mejor y más confortable hospital, donde los enfermos son atendidos con más atención y cariño. Como dicen los expertos en cuidados paliativos: prácticamente ningún enfermo terminal pediría la eutanasia si es atendido por su familia y por profesionales de la medicina.

Es el mayor orfanato del mundo, donde los niños crecen y se desarrollan con lo más necesario para ellos: el amor de sus padres.

Es la oficina de paro más eficaz, pues ninguna institución contribuye con tal eficacia y garantía.

Es la mayor y mejor residencia de ancianos, donde las personas de la tercera edad se sienten útiles y queridas.

Es la mayor ONG, donde cada uno es apreciado por lo que “es”, no por lo que “tiene”.

Enhorabuena a todos lo que hacen de la familia el fin de sus anhelos y esfuerzos, día a día. Resulta muy esperanzador comprobar, que son mayoría los que viven y transmiten a la sociedad esta gozosa realidad.

Vota esta noticia