Acorta la distancia

Acorta la distancia Opus Dei

Esta es la frase que durante este tiempo han puesto en el retablo de mi parroquia.
Todos estamos en busca de la felicidad, no conozco a nadie que voluntariamente quiera estar triste o solo. Es una empresa grande este deseo, pero en ocasiones nos tomamos atajos y estos nos llevan a consecuencias que posteriormente lamentamos. Leyendo hace tiempo "Ascética meditada", una frase me llamó la atención: la tristeza es la escoria del egoismo. Mucha verdad ahí encerrada en ella.

La felicidad no está sólo en las cosas materiales, aunque es cierto que ayudan, ni tampoco está en esas compensaciones o satisfacciones personales que nos buscamos. Actuaríamos con miras muy superficiales si así fuera nuestro actuar, pues ante cualquier imprevisto se derrumbaría nuestro castillo. Después vendría la segunda fase, la de no merece la pena, siempre termino por los suelos, etc., etc. El otro día, viendo no se qué película, en un momento decía uno de los personajes: lo importante no es la caída, es cómo te levantes.

El pasado viernes apuntaba unas frases de San Agustín. Por la tarde quedé con un amigo que me comentó que eso era lo que le ocurría. Después de una vida un tanto azarosa, comienza a comparar y descubre que la verdadera felicidad la tenía antes, cuando estaba cerca de Dios. Si Dios quiere, ¡qué quiere!, y el pone también de su parte, se confesará y también parece que está dispuesto para asistir a un curso de retiro. Dios ha puesto de su parte, pienso que el medio que ha dado a mi amigo he podido ser yo, y ahora este amigo debe andar la suya. Tiene que acortar la distancia.

Muchas veces nos hace falta descubrir que podemos "hacer historia" en la vida de los que pasan a nuestro lado. Los demás lo esperan de nosotros, ¡busquemos amigos para Jesús!.
Acorta la distancia
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *