Aclaración sobre el sexo en el matrimonio

Hola Antonio,

no tengo el gusto de conocerte, creo, pero me ha gustado mucho tu web y de hecho en alguna ocasión he cogido alguna anecdota para mi programa de radio en Radio María (‘Educar Hoy’). Hecha esta salvedad, simplemente indicarte algo sobre un post (¿Relaciones sexuales dentro del matrimonio?) que le haces a alguien sobre el placer en el matrimonio…

Por la forma, creo que es eso ‘la forma’ lo que falla, parece como si la búsqueda del placer dentro del matrimonio fuera pecaminosa (el sexo está pensado para el matrimonio y la procreación, cuando se separa lo uno de lo otro (es decir, cuando se separa el acto unitivo de su finalidad procreadora), se está usando mal.) y creo que no es eso lo que quieres decir, porque en ese caso creo que estarías equivocado. Me explico: mientras uno no se busque a sí mismo, no se pongan medios artificiales para evitar la procreación y se realice el acto de forma natural (evidentemente sin perversiones de ningún tipo) el acto sexual es lícito y es también una expresión del amor entre los esposos que en el amor conyugal es necesariamente ‘carnal’. Buscar el placer del otro cónyuge olvidando el propio, aunque no se busque necesariamente la procreación no creo que esté condenado por la Iglesia. Se busca el bien del otro, en un acto unitivo en el que se unen no sólo los cuerpos sino las almas de dos que se quieren.

Espero haberme explicado y te lo indico para evitar malos entendidos que mucha gente puede tener con respecto a la visión que del sexo tenemos los cristianos (como si fuésemos una máquina de tener hijos… y yo tengo tres de momento) y que no condena la búsqueda de un placer que ha sido puesto por Dios, no como fin, pero sí que podemos lograr y que no es malo si llega.

Muchas gracias y para lo que quieras…

Por cierto, estudié en una obra corporativa y muy unido estoy a ella por otras razones que algún día podemos hablar…

Gracias de nuevo y un saludo cordial


Gracias por tu comentario. Tienes toda la razón. No me expliqué bien en aquella ocasión.

Antonio. 

Relacionados:

Sexualidad 

Moral sexual 

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *